Entradas populares

lunes, 16 de marzo de 2020

EDICIÓN ESPECIAL -- COVID 19



“Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia”.  Habacuc 3:2



Es un mortal virus microscópico que ha puesto entre la espada y la pared a todos y que convulsionara toda nuestra normal vida. 



¿Por qué permite Dios esto?



Es bueno saber que nada escapa del control de Dios y que él mantiene un propósito en cada desastre que ocurre en la tierra. Entonces veamos algunas razones bíblicas del proceder de nuestro buen Padre Celestial en estos casos.



1. Ninguno de sus hijos redimidos por la sangre del Señor está exento de padecer o morir en tales circunstancias. Entonces puede ser esta la forma en que algunos de los suyos partiremos a su presencia. Aún más para ellos lo mejor no está aquí sino en el cielo, y es así como lo precisa el apóstol Pablo: "... teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor" (Fil. 1:23). Muchos de los creyentes han partido en catástrofes naturales como tsunamis, terremotos, huracanes y aún por dolorosas enfermedades, todo ello permitido por Dios en su soberanía. La muerte ha perdido para ellos su horrible aguijón y es solo el paso restante para el inicio de un mundo mejor. Al igual que Lázaro ninguno de ellos ha partido sin que los ángeles hallan venido para acompañarlos en este desconocido paso (Lc. 16:22). Entonces la forma de morir para un hijo de Dios puede ser cualquiera, eso no debe preocuparle sino su condición espiritual al morir pues tiene que dar cuenta a Dios de la clase de vida que llevó.



2. En segundo lugar con esta pandemia el hombre es alertado a considerar lo pequeño e impotente que es delante de Dios. No cabe duda que Dios está buscando que los incrédulos se arrepientan y busquen la verdad en la palabra de Dios. Existen varios casos de personas que estuvieron gravemente afectados por este virus y salieron de la gravedad, otros fueron portadores sin agravarse. Otros fallecieron partiendo a la eternidad. Para todos ellos fue el día de su visitación (1 P. 2:12) y la oportunidad dada por Dios entristeciéndoles para que se arrepintieran:  "Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte" (2 Co. 7:10). Las personas que se han contagiado no son peores que aquellas sin contagio indudablemente para todos es un llamado al arrepentimiento: "O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente" (Lc. 13:4-5). Dios está usando este pequeño microbio como aquellas pequeñas cosas usadas para invitar a Faraón al arrepentimiento, moscas, langostas, ranas, úlceras, en que todo Egipto quedó colapsado. Este orgulloso monarca no quiso hacerlo y vio no solo a su hijo morir, sino que el mismo partió a la eternidad con su corazón endurecido: "Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto..." (Ex 14:8). Si hoy está pandemia es posible de evitarla ya que existen 8 proyectos para encontrar la vacuna, en el futuro después que Cristo venga por su iglesia y comience la gran tribulación, será imposible no ser afectados:  "Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro…" (Ap. 9:20). Entonces en su gracia Dios da la ocasión favorable a toda la humanidad a que se arrepientan.



3. En tercer lugar esta pandemia es usada por Dios para que la iglesia se examine: "Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?" (1 P. 4:17). Este juicio al que alude Pedro podría ser cualquier desastre natural como lo es este virus originado en animales. En la iglesia de Corintio habían mucho que estaban comiendo indignamente en la Cena del Señor a saber participaban de los símbolos el pan y la copa con una vida pecaminosa y licenciosa: "Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen" (1 Co. 11:30). Que toda una comunidad estuviese enferma y muchos ya habían partido a la presencia del Señor pudo haber sido por las famosas epidemias de esos entonces como la fiebre amarilla o el cólera y otras más antiguas como la bubónica, tifus, tifoidea, o escarlatina. Es así que, tras el orgulloso pecado de David de censar al pueblo sin confiar en la gracia de Dios, se desató una grave plaga sobre todo Israel ya que tal orgullo no solo estaba en su rey, sino que en muchos del pueblo: "Y Jehová envió la peste sobre Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado; y murieron del pueblo, desde Dan hasta Beerseba, setenta mil hombres" (2 S. 24:15). En años posteriores se vio Europa como el Oriente afectado por pandemias que afectaron a la iglesia como fue la influenza, viruela, disentería bacilar, cólera y difteria. De este modo Podemos decir que Dios quiere preparar a los suyos antes de presentarlos en el tribunal de Cristo para que puedan cambiar sus vidas y no dejen de recibir el galardón completo: "Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo" (2 Jn. 1:8). Es indispensable ver esta pandemia causada por este virus no como una plaga apocalíptica pues la iglesia está presente y ninguno de aquellos acontecimientos descritos por el Señor en Mateo 24 como en Marcos 13 y en Lucas 21 y Apocalipsis desde el capítulo 6 al 19, sucederá o están sucediendo pues su palabra nos dice terminantemente:  "y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera" (1Ts. 1:10). Entonces la iglesia no pasará por la tribulación futura, sino que lo hará el mundo incrédulo y principalmente Israel. Evidentemente Dios no quiere arrebatar de este mundo a una masa de creyentes mundanos más comprometidos con el mundo que expectantes del regreso del Señor. En pocas palabras, santos como lo fue la vida de Lot a quien hubo que apurarlo y forzarlo a que escapara del juicio contra Sodoma: "Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas" (Gn. 19:17).



4. En cuarto lugar esta epidemia es una ocasión especial dada a cada creyente como en forma colectiva a la iglesia, de cumplir su llamado de anunciar la palabra de Dios: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 P. 2:9). Pretender salvar la vida sin cumplir esta comisión será una pérdida de coronas para muchos de nosotros: "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará" (Mr. 8:35). La persecución que la iglesia sufrió al comienzo cerró las bocas de los apóstoles y de la mayoría en Jerusalén sin embargo fue lo que incendió los espíritus de algunos que se atrevieron a predicar con valor fuera de Jerusalén (Hch. 11:19). Esto no fue una irresponsabilidad sino un acto de fe que el apóstol enuncia así:  "y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos" (2 Co. 5:15). Con esta epidemia que quizás se llevara a muchos compatriotas al infierno debemos preguntarnos: "¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?" (Ro. 10:14). Posiblemente por el peligro al contagio no debemos reunirnos por algún tiempo para partir el pan,  pero si podemos salir a predicar y usar nuestros locales para cumplir la comisión de anunciar este glorioso evangelio el cual nos endeuda delante de Dios:  "Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano" (Ez 3:18).



Camilo Enrique Vásquez Vivanco,
Castro, Isla de Chiloe, Chile 

viernes, 28 de febrero de 2020

EN ESTO PENSAD - marzo 2020

¿Quién Ocupa Primer Lugar?
 
por William MacDonald

Sabemos la respuesta correcta, en teoría, pero ¿en la práctica es realmente así en nuestra vida? Considera el ejemplo del predicador C. H. Spurgeon.
    "Cuando Spurgeon era joven, tuvo que ir de lugar en lugar para encontrar un edificio lo suficientemente grande para recibir a las multitudes que venían a escucharle. Tenía poco más de veinte años cuando predicó en el Exeter Hall. El lugar estaba repleto. Él estaba comprometido y a punto de casarse con una joven llamada Susan Thompson. Una noche estaba en casa de ella, y luego se dirigieron juntos al Exeter Hall para una reunión. Cuando llegaron, él se apresuró para salir del vehículo. Había una enorme multitud de gente. La policía trataba de regular el tráfico pero le resultó extremadamente difícil. Spurgeon tuvo que abrirse camino entre la multitud para llegar al local. Estaba tan impresionado con la enorme cantidad de gente a la que debía predicar el evangelio que olvidó prácticamente todo excepto esa gran responsabilidad. Así que se abrió caminio entre la muchedumbre para llegar finalmente a la plataforma y dirigir la reunión.
    Cuando terminó todo, recordó que había llegado al salón en compañía de alguien más, pero la había perdido por completo entre la multitud. Trató de recordar si la había visto en la congregación. Luego recordó que no la había visto. Temió que estaba en problemas, así que después de la reunión se dirigió muy aprisa a la casa de la Srta. Thompson. Al llegar le dijeron que ella no quería verlo. Ella estaba arriba, sollozando. Se había imaginado que era mucho más importante que toda la multitud. Él insistió en verle y finalmente ella bajó.
    Spurgeon explicó su posición: "Estoy muy apenado, pero debemos entendernos en esto. Yo en primer lugar soy siervo de mi Maestro. Él siempre debe estar en primer lugar. Creo que viviremos muy felices si tú estás dispuesta a tomar el segundo lugar, y siempre debe ser el segundo lugar con respecto a Él. Mi obligación en primer lugar es para con Él".
    Años más tarde, cuando aquel gran ministerio había culminado, la Sra. Spurgeon dijo que ese día había aprendido una lección inolvidable. Aprendió que había Alguien que ocupaba el primer lugar en la vida de su esposo. Ella tendría el segundo. Ésa es una exigencia muy alta, ¿no es cierto? Pero es la exigencia bíblica. Cristo demanda el primer lugar.
    Este parece ser el significado de la bendición de Moisés sobre Leví: "Quién dijo de su padre y de su madre: Nunca los he visto; y no reconoció a sus hermanos, ni a sus hijos conoció" (Dt. 33:9).
    Cuando los israelitas adoraron el becerro de oro, los hijos de Leví se pusieron del lado de Dios, aceptaron Su orden de castigo y destruyeron a sus propios parientes (Éx. 32:26-29). En realidad, el hombre que coloca a Cristo primero es la mejor clase de esposo y padre.
 El Manual del Discípulo, pág. 57-58, traducción corregida
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

CONSEJOS:

Jeremías 45:5  
"¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques"

En lugar de intentar ser "alguien" en el mundo, sigue el ejemplo de David:

Salmo 131:1
"Jehová, no se ha envanecido mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron; ni anduve en grandezas, ni en cosas demasiado sublimes para mí".

Recuerda la instrucción del Señor Jesucristo:

Lucas 9:23
"Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo,
tome su cruz cada día, y sígame".


Marcos 10:42-43  
"Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.
Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor".
  - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 El lugar del indocto

por Norman Crawford

Debemos tener cuidado a siempre tratar a otros creyentes en un espíritu  humilde, con gracia y conforme al modo de Cristo. Deseamos ardientemente gozar de plena comunión con todos aquellos que en verdad aman el nombre suyo, y debemos vivir siempre de una manera que atraerá a creyentes auténticos al Señor Jesús y a una asamblea que se congrega en el nombre suyo.
    Con todo, leemos en 1 Corintios 14.16 del “lugar de simple oyente,” traducido también como el lugar del indocto, o de los no iniciados. Algunos han enseñado que el sentido es simplemente el hombre que desconocía las lenguas que se hablaban. Si este fuera el sentido, entonces este hombre no se distinguía de los demás en la congregación, ya que seis veces en los primeros quince versículos del capítulo 14 se dice que nadie entendía la lengua, ni siquiera el que la hablaba.
    Los versículos 23 al 25 explican que el indocto ignoraba lo relacionado con la presencia del Señor en la asamblea. “Toda la iglesia”, v. 23, estaba reunida cuando él entró, de manera que él no era parte de la asamblea y los creyentes no sabían si era un creyente carente de instrucción o era un inconverso (“entran indoctos o incrédulos”). El resto de la descripción de este caso hipotético señala que carecía de enseñanza pero era un auténtico creyente en Cristo que podía adorar a Dios.
    Este es el caso de un hombre convertido que no estaba en la comunión de la asamblea y ocupaba “el lugar del indocto”. Esta práctica —a saber, reconocer este “lugar”— no es simplemente una tradición de las asambleas. Hay detrás de ella la verdad de que hay determinados creyentes que integran la asamblea, y hay creyentes que no son integrantes de ella. Nos conviene hablar de “los que observan”, y no “los sentados atrás.”
    No depende tan sólo de 1 Corintios 14 la distinción entre quienes están en la comunión de una asamblea y quienes no están. En particular, Hechos 2 y las dos “epístolas eclesiales” — 1 Corintios y 1 Timoteo— nos enseñan que una asamblea es un ente, y está compuesta de un determinado número de creyentes en una localidad que son bautizados, han sido recibidos en la congregación y perseveran en la comunión.  Hechos 2:41-42, 1 Corintios 1:1-3; 5:12-13, 14:15-25, 1 Timoteo 2:8-15, 3:1-16
    La razón por qué “el lugar del indocto” es más evidente en la cena del Señor que en otras reuniones es que éste es el único culto donde se participa de elementos físicos que son emblemas de la comunión y unidad de una asamblea. La comunión es una verdad espiritual, pero en la cena del Señor se da expresión visible a ella por la sola copa y el pan, congregándose en torno de esos memoriales y proveyendo asientos aparte para los que observan.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 ¡SÉ UN HOMBRE!
Donald Norbie

“Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente y esforzaos” (1 Co. 16:13). “Portaos varonilmente”, es literalmente: “sed hombres”. Es un llamado entusiasta a todo varón creyente. Evidentemente, hay una conducta que es bíblica y distintivamente masculina, en el buen sentido de la palabra. No hay que pedir disculpas por ella. La Biblia no borra los distintivos que Dios estableció sabiamente entre los papeles del varón y de la mujer.
    Hoy hay mucha confusión en la cultura occidental. El movimiento feminista ha luchado para cambiar los papeles tradicionales de varones y mujeres. Es verdad que en muchos casos los hombres han oprimido a las mujeres, y a veces han abusado de ellas por fuerza. El pecado ha afectado en el trato de la mujer como en todos los demás aspectos de la vida. En algunas culturas las mujeres han sido tratadas como propiedades, siendo usadas y desechadas cuando se deseaba. Tenían pocos derechos ante la ley, y la violación y otros malos tratos eran a menudo pasados por alto.
    En cambio, el cristiano bíblico ha valorado siempre a la mujer como creada a imagen de Dios, igual que el hombre. Pero debemos reconocer que hay diferencias entre los sexos, no solo físicas, como dirían algunos hoy en día. La Biblia enfatiza que debe haber diferencia entre los papeles del hombre y la mujer.                                      
  
de libro ¡SÉ UN HOMBRE!, Libros Berea
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 Silencio incluye no decir "amén", ni en voz baja.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
El Buen Samaritano 

“Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese”.  Lucas 10:33-35

Esta parábola bien conocida ilustra la salvación. El buen samaritano representa al Señor Jesús que “vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).
1. El Buen Samaritano llega después de un largo viaje, ve la necesidad e interviene a favor del hombre.  El Señor Jesús, Hijo de Dios, vino en un largo viaje del cielo a la tierra, a favor de la humanidad. Vio nuestra profunda necesidad por el pecado, y sin embargo amó al mundo de los pecadores.
2. El Buen Samaritano administra la medicina al hombre. El Señor Jesús indicó en Marcos 2:17 que Él es el médico. Tiene la solución única para el problema más grande del corazón humano – el pecado. Vino a proveer una cura, muriendo por los pecados del mundo (1 Corintios 15:1-4).
3. El Buen Samaritano provee el transporte a un lugar de cuidado.  El Señor Jesús provee transporte al cielo, el lugar del verdadero cuidado y salud eterna. Dijo a Sus discípulos: “Yo soy el camino” (Juan 14:6), y “en la casa de mi Padre muchas moradas hay...voy... a preparar lugar para vosotros” (Jn. 14:2). Aquel hombre no podía caminar hasta el mesón porque estaba medio muerto. Nosotros no podemos llegar al cielo por nuestros esfuerzos. Necesitamos a Cristo (Efesios 2:8).
4. El Buen Samaritano paga toda la deuda. El Señor Jesucristo vino para pagar una gran deuda – “se dio a sí mismo en rescate por todos” – murió para pagar la deuda de cada uno – “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Por eso, los que confían en Él encuentran que “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Él “nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre” (Apocalipsis 1:5).
5. El Buen Samaritano asegura el futuro – promete venir otra vez. Él no olvidaría aquel hombre que había encontrado en el camino y salvado. Prometió regresar para él. Así tampoco el Señor Jesús se olvidará de ninguno de los que Él ha salvado. “Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (Juan 14:3). ¡Feliz reunión! Él resucitó, vive, y vendrá para todos los Suyos.
    Amigo, que andas herido y perdido en el camino de la vida, el Buen Samaritano celestial se ha acercado y quiere salvarte. ¿Por qué no confías en Él para que te saque del camino de la perdición y te dé vida eterna? 
 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 Juan el Bautista y Herodes el Adúltero

Juan el Bautista fue el último de los profetas (Mt. 11:13; Lc. 16:16), y el precursor del Mesías que lo bautizó (Mr. 1:9-10). También le señaló como el Cordero de Dios y lo presentó a la nación (Jn. 1:29, 36). Reprendió públicamente la maldad de su nación y la llamó al arrepentimiento (Mr. 1:4). Grandes multitudes fueron impactadas por él (Mt. 3:5-12). Pero su ministerio público terminó después de reprender al tetrarca Herodes por su unión ilícita – su adulterio– con Herodías la esposa de su hermano Herodes Felipe I [Herodes Filipo I] (Mt. 14:4; Mr. 6:18; Lc. 3:19).
    Herodes Antipas, hijo de Herodes el Grande, se casó con la hija de Aretas IV, rey de los nabateos con capital en Petra. Luego se enamoró de Herodías, la esposa de su hermano. Repudió a su esposa legítima y se casó con Herodías, la cual trajo también a su hija Salome. Se supone que tuvieron una gran boda y fueron felicitados por muchos. Estarían contentos de haberse salido con la suya. Pero ese segundo matrimonio era un pecado, por varias razones:

    1) Herodes Felipe, el marido de Herodías, aun vivía. Levítico 20:21 prohibe esto. Es una abominación (v. 23).
 
    2) La primera esposa de Herodes Antipas también vivía. Marcos 10:11-12 y Romanos 7:2-3 prohiben esto.
 
    3) Los dos Herodes – hermanos – eran tíos de Herodías.  Levítico 18:6-18 prohibe la unión con parientes cercanos, incluso del tío con su sobrina.

    Muchos reyes, gobernadores y otros en posiciones de afluencia e influencia piensan que están por encima de la ley, especialmente en su vida personal. Se creen mejores que las personas ordinarias, y que pueden hacer lo que les parece porque son casos excepcionales, son especiales. Además, acostumbran a dar órdenes y reprender, no a recibir órdenes y reprensiones.
    Pero Juan fue un siervo fiel del Dios altísimo. En sus años en el desierto había aprendido a escuchar y obedecer a la voz de Dios. No temió a los hombres ni tuvo acepción de personas. Esto agradó a Dios, pero a Juan le puso en una trayectoria de colisión con la impía familia de Herodes. Le dijo claramente: “No te es lícito tener la mujer de tu hermano” (Mr. 6:18). Con estas palabras señaló su pecado e infracción de la ley de Dios, y casi seguro que nadie más se había atrevido a hablar así a la familia real.
    Hoy vivimos en tiempos peores. No sólo unos pocos poderosos, sino todo el mundo es progresista y moderna, y ha desechado los valores enseñados en la Palabra de Dios. ¡Esto pasa aun entre los que dicen que son cristianos! Muchas vidas están llenas de riquezas y educación. Pero junto a esto hay un aumento tremendo en crímenes y toda clase de mal. Hay un desenfreno general y la moralidad casi ha desaparecido. Los pecados “sociales” se multiplican horriblemente, y nadie dice nada. Todo es tolerado. Uno de esos males es la maldita facilidad de casarse y luego divorciarse. No es necesario citar la estadística, pues todos sabemos cómo están las cosas. El matrimonio está bajo ataque y para muchos ha perdido sentido. Las familias están rotas, divididas y confusas por el divorcio.
    Seguramente Juan, el profeta de Dios, tiene también una palabra importante para nuestra generación. “No te es lícito”.  Puede que tengamos ceremonias legales, y todo conforme a la ley del país. Según los hombres está bien divorciarse casi por cualquier motivo y aun sin motivo, simplemente porque sí. La sociedad lo permite. Pero eso no lo hace correcto ante los ojos de Dios.

    · Podría parecernos bien porque todos lo hacen, y el divorcio y nuevo matrimonio es algo que se lleva en el mundo hoy. Pero Dios dice: “No te es lícito”.
    · Podríamos explicar que nunca amábamos realmente al cónyuge, o que nos hemos dejado de amar, pero Dios dice: “No te es lícito”.
    · Podríamos alegar que somos incompatibles, pero Dios dice: “No te es lícito”.
    · Podríamos insistir que tenemos derecho a cambiar de idea, y estar con otra persona si queremos, pues es nuestra vida. Pero Dios dice: “No te es lícito”.
    · Podríamos hacer toda clase de excusas y razonamientos, pero Dios dice: “No te es lícito”.

    Nuestro Señor declaró Su voluntad: “Lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Mt. 19:6). Es un mandamiento de Cristo, y señala una verdad muy importante. El matrimonio es un compromiso hasta la muerte. Es algo muy serio, y son votos ante Dios para toda la vida. Números 30:2 manda que si ligamos nuestra alma con voto y obligación a Jehová, hay que cumplirla.
    No hay que contraer matrimonio de forma caprichosa o liviana. El voto matrimonial permanece pese a las circunstancias en la vida. Romperlo solo resultará en tragedia, no en bendición. Debemos comprender que es una unión que dura toda la vida. Puede que los hombres reconozcan una disolución de votos, pero Dios no. Divorciarse no es una opción para salir de unas circunstancias desagradables. Dios no permite que salgas así de tus errores y pecados. Hay que casarse en el temor de Dios, con sobriedad, y solamente según Su Palabra y voluntad, no por mero enamoramiento ni por presiones sociales.
    Herodes y Herodías eran adúlteros y su unión era ilícita aunque los hombres la habían facilitado y reconocido. Al pecador le duele saber su pecado, porque ofende su orgullo, y cuánto más si es una persona de poder e influencia. Pero grandes y pequeños comparecerán ante Dios para ser juzgados.

    “Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento;
    corrompe su alma el que tal hace.
    Heridas y vergüenza hallará,
    y su afrenta nunca será borrada”.

                 Proverbios 6:32-33 




traducido y adaptado del libro John The Baptist, Friend of the Bridegroom (“Juan el Bautista, Amigo del Novio”),  por R. H. Sykes (1916-2014) misionero a Angola, Publicaciones Cotidianas, Port Colborne, Canadá

 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
ENFRENTANDO LA VERDAD



William MacDonald

Espiritualmente hablando, estamos en una condición alarmante. Enterarse de la situación de muchas asambleas es como escuchar malas noticias; y se va deteriorando cada vez más.
    Han surgido casos escandalosos de inmoralidad, aun de ancianos y obreros en las asambleas. Por supuesto, esas noticias no salen en revistas de edificación cristiana ni en informes sobre la obra. Ahí solo hay luz y bendición — todo positivo. En lugar de lamentar el pecado y aplicar la disciplina bíblica, han encubierto esos pecados para no dañar la reputación de algunos y así dejarles seguir en su ministerio. Queridos hermanos, nos hemos envanecido, y no hemos lamentado la condición triste de las iglesias (1  Co. 5:2). Hablamos de misericordia cuando tendríamos que hablar de santidad y justicia.
    Hay una falta abismal en la enseñanza y práctica de la disciplina bíblica, la cual el Señor nos ha dado para la santidad de la iglesia. Casi todo es consentido bajo el lema del amor, o diciendo que nadie es perfecto. Hemos preferido el análisis psicológico en lugar de la disciplina. Si realmente queremos ser neotestamentarios, debemos ceñirnos a la Palabra del Señor.
    Y cuando ha habido disciplina, salen de una iglesia y van a otras que reciben a los disciplinados. Hay adúlteros que cambian de país e iglesia y actúan como ancianos, como si nunca pasó nada. En vez de respetar y apoyar la asamblea y demandar el arrepentimiento y la reconciliación, dan cobijo a los disciplinados y parecen contentos de tener a unos más en la congregación. Hay una arrogancia y un menosprecio tremendo de la disciplina de una asamblea. Circula la idea perversa entre nosotros que recibir a los disciplinados es ser misericordiosos. Así solo fortalecemos la independencia y rebelión que el ser humano tiene por naturaleza (Ef. 2:2-3).
    Y eso no es todo. Nos hemos vuelto materialistas casi cien por cien: comprando, haciéndonos grandes edificios, casas de lujo y acumulando posesiones como si nuestro futuro estuviera aquí en lugar de en el cielo. “¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas...?” (Hag. 1:4). Tomando la piedad como fuente de ganancia nos hemos degradado, amando y haciendo culto al dinero. La codicia es idolatría, pero huyendo de la idolatría de los católico-romanos, hemos caído en la idolatría evangélica—la avaricia (Col. 3:5).
    Tenemos orgullo del número de hombres exitosos en sus negocios que hay en nuestras iglesias, en lugar de tener un número así de hombres de Dios. El dinero ha llegado a ser nuestro amo. Hemos hecho más caso a las demandas del mundo de los negocios que a las demandas de Cristo. La empresa cuenta más con nosotros de lo que la iglesia puede contar. Nuestra condenación se encuentra en las palabras de Samuel Johnson: “La codicia del oro es algo sin sentimientos y sin remordimiento, y es la última corrupción del hombre degenerado”.
    Nos hemos entregado a buscar renombre, respeto, aceptación, reconocimiento, admiración e importancia a los ojos de los demás—los del mundo. Sacrificamos todo para carreras y trabajos prestigiosos, casas prestigiosas y coches prestigiosos (“¡el coche del año!”). Y como si no fuera bastante todo esto, anhelamos con locura carreras prestigiosas para nuestros hijos, e invertimos todo preparándoles para tener éxito en el mundo.
    La verdad es que en nuestro antojo loco de verles con éxito y cómodos en el mundo, les pasamos por el fuego del dios del materialismo en esta vida, y sufrirán las penas del infierno en la vida venidera.
    Con demasiada frecuencia vivimos en doblez. Guardamos una fachada, la apariencia de piedad durante una o dos horas de reunión, pero en realidad no hay poder espiritual. En nuestros negocios hay sobornos, contratos a dedo y acuerdos a puerta cerrada. Hay ancianos que como hombres de negocio tienen dos juegos de libros para engañar a Hacienda y a la Seguridad Social. Consentimos condiciones ilegales de imigración, trabajo sin contrato, y formas innumerables de incumplir la ley y desobedecer el mandato bíblico: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana” (l  P. 2:13). En nuestras vidas personales hay frialdad espiritual, dejadez de la lectura de la Biblia y la oración diaria. Se pelean los matrimonios como perros y gatos, luego vienen todo sonrientes a la reunión. Pero en casa hay amargura, contención, lujuria, liviandad, chismeas, críticas, murmuraciones e impureza en los padres y también los jóvenes. Estamos viviendo una mentira. No honramos los votos matrimoniales hechos delante de Dios. Practicamos el divorcio y el nuevo matrimonio aunque el Señor lo llama adulterio (Lc. 16:18), y aun les reconocemos como ancianos o les damos ministerio en la iglesia.
    Muchos de nuestros hijos se han ido de la iglesia aunque los llevábamos siempre a las reuniones y a los campamentos. Hicieron sus oraciones de “conversión” en su día y los bautizamos. Pero no queremos admitir ni que los demás sepan cuán baja es su condición espiritual. Les arruina el materialismo, la drogadicción, el alcoholismo, los placeres, la perversión sexual, y los amigos inconversos. No admitimos que son rebeldes o apóstatas, sino decimos que son hermanos apartados – una categoría extraña. Pero Tito 1:16 y 1 Juan 2:3-4 los describen bien. ¿Por qué ocurre esto con nuestros hijos? Es el fruto de nuestra permisividad y de como los educábamos, chupándoles el dedo, consintiéndolos su voluntad, dejándoles alimentarse de la tele y el internet, donde aprenden la mundanalidad. Pero, ¿nos quebrantamos ante el Señor, o seguimos resistiendo y negando que sea culpa nuestra?
    Y algunos siguen en la iglesia, pero creen falsas doctrinas como el calvinismo y la teología de la reforma, y ahí están, no solo consentidos sino que algunos tienen ministerio. Y así permitimos que leuden a la iglesia, pues “un poco de levadura leuda toda la masa” (1 Co. 5:6; Gá. 5:9). Para nuestro daño y perjuicio ignoramos la exhortación apostólica: “Limpiaos, pues, de la vieja levadura” (1 Co. 5:7). ¡Nos creemos más sabios y más misericordiosos que Dios!
    Como padres no hemos dado ejemplo de espiritualidad, sino de mundanalidad. Antes no había tele en casas de creyentes, pero ahora se ha metido y con ella ha entrado el mundo. Es la droga electrónica, la “caja tonta” cuyo ojo de vidrio nunca parpadea. Al que todavía no la tiene, intentan regalarle una para que sea como ellos, contaminado y callado. Las noticias, los informes políticos, los concursos, las pelis, los deportes y mucho más. Ahora amamos los deleites más que a Dios (2 Ti. 3:4), pero no queremos confesarlo sino justificarlo. Decimos que nos hemos madurado y ahora sabemos que no es problema tener una tele. Se nos olvida Colosenses 3:1-4.
    Otro pecado nuestro es falta de interés en la oración. No oramos mucho en casa, y resulta que tampoco en las iglesias. Las hay que ahora ni siquiera se reúnen para orar. Pero en otras asambleas la reunión de oración es la que menos asistencia tiene. El domingo están todos para la santa cena — como los católicos que van a la misa, para cumplir con Dios, pero esas personas no aparecen para orar. De ahí la pobreza y la debilidad espiritual. En nuestra afluencia autosuficiencia no sentimos la necesidad urgente de la oración. Sin embargo, Pedro aconseja: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 P. 4:7).
    Otro error nuestro es que hemos cedido a las presiones del feminismo. La Biblia marca muy bien cuál es el lugar y ministerio de la mujer creyente. No toma parte audible en las reuniones porque está apostólicamente prohibido. Pero las asambleas han ido cambiando durante los últimos 30 o 40 años, y ahora las mujeres se han vuelto protagonistas por no decir bravas. Quieren quitar el velo, símbolo de autoridad. Quieren hablar en las congregaciones cuando Dios les manda callarse. Quieren enseñar que Dios dice que no les es permitido. Quieren predicar y tener sus estudios y conferencias, aunque no hay ninguna actividad así en la Biblia. No quieren estar sujetas. Quieren llevar pantalones y joyas y pelo corto como las del mundo. No son como aquellas santas mujeres de Dios (1 P. 3:5) que en otro tiempo eran humildes, piadosas y reverentes. Ellas han fallado, pero los varones también, porque parece que hay vergüenza de enseñar e insistir en lo que la Biblia enseña. ¿Dónde están los varones de Dios que se levantarán y contenderán ardientemente por la fe? (Jud. 3). Cada vez los hombres guardan más silencio y las mujeres hablan y dirigen más. Como bien dijo hace años un misionero inglés en una conferencia en Barcelona: “Damos pena”, y “no me invitéis más”.
    Han cambiado mucho las asambleas en los últimos 50 años, pero no para mejor, no para ser más bíblicas. Hoy algunas se parecen iglesias pentecostales, porque imitan los cultos de ellos, con conciertos, cantantes, y gritos de aleluya y amén con las manos arriba. En un lugar la asamblea vendió su local a los pentecostales y se unieron a ellos. Estas cosas pasan porque han heredado el liderazgo hombres que carecen de convicciones bíblicas.
    Y por último, da pena nuestro orgullo y falta de arrepentimiento. En lugar de enfrentar y admitir nuestra condición pobre, disimulamos, encubrimos, o lo disculpamos con palabras como “enfermedad”, “problema”, “inmadurez”, “discrepancia” o “debilidad”. Algunos hablan de libertad. ¡¿Libertad para pecar?! Debemos usar términos bíblicos, como los profetas y apóstoles de nuestro Señor. Al pan pan y al vino vino. No queremos juzgar el mal—sólo queremos juzgar diciendo que estamos bien y que hacemos bien. Y en vez de llamar e insistir en el arrepentimiento, pensamos que con el tiempo se sanan o se autocorrigen las cosas.
    Pero, ¿es verdad que el tiempo hace esto? ¿Pensamos que ahora podemos escapar sin castigo divino, después de todo? Dios dijo a Israel: “A vosotros solamente he conocido... por tanto, os castigaré por todas  vuestras maldades” (Am. 3:2). Hay aplicación para la iglesia. Dios castiga a los Suyos, pero no a los bastardos. Ahora bien ¿no es que ahora segamos lo que antes sembramos? Gálatas 6:7 dice que no nos engañemos: “Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”.
    ¿Qué diremos de nuestros hogares, nuestras familias arruinadas por las peleas, las separaciones y el divorcio? ¿Qué diremos de las lágrimas que caen tanto de los padres como de los hijos, como resultado de semejante ruina? Y son esos padres e hijos que vienen a la mesa del Señor cada domingo con esas mismas lágrimas (véase Mal. 2:13).
    ¿Cuándo nos daremos cuenta de que Dios nos está hablando por medio de las enfermedades y las tragedias que experimentamos? (1 Co. 11:30) Es verdad que siempre hay alguna que otra enfermedad o tragedia en esta vida, pero cuando acontecen con una frecuencia anormal, ¿no debemos ser sensibles a esto? El Señor usa estas cosas para llamarnos la atención.
    Piensa en el número de creyentes que gastan una pequeña fortuna en tratamientos psicológicos y psiquiátricos... cosas que antes hacían solo los que no tienen a Dios. Hemos psicologizado a las asambleas. Es verdad que siempre ha habido, hay, y habrá problemas de nervios y de emociones. Pero hay más problemas de este tipo ahora que nunca. Tal vez Dios nos está hablando. Nunca antes en la historia ha recurrido la iglesia a una filosofía tan anticristiana y antibíblica. Hemos perdido el norte.
    Nuestro desliz espiritual tiene otras consecuencias también. Muchos de nuestros hijos aborrecen a sus padres y sólo anhelan estar muy lejos de ellos. ¿Afecto natural? ¡Ni hablar! Y en cuanto a la oración—los cielos son como bronce—y nuestras oraciones prefabricadas, llenas de repeticiones, refranes y frases hechas no traen alivio. Casi hemos vuelto a rezar... siempre las mismas palabras en el mismo orden. Dios ha perforado nuestra bolsa con agujeros; trabajamos y ahorramos pero nunca parece que haya suficiente. No ofrendamos con liberalidad al Señor, ni tan siquiera damos una décima parte, así que al final la tenemos que dar al médico, al dentista y al mecánico.
    Sufrimos hambre de la Palabra de Dios. Al ministerio le falta unción. Con demasiada frecuencia lo que oímos es un repaso de lo obvio. Aun los predicadores más conservadores y fuertes hablan generalidades sobre el pecado, olvidándose de la trompeta de Isaías 58:1. Ya tiene orín aquella trompeta. Pocos quieren poner el dedo en la llaga. Sanan la herida de la hija de mi pueblo con liviandad, prometiendo paz (Jer. 6:14). Rara vez notamos la presencia del Espíritu de Dios en las predicaciones—hablándonos con poder y convicción. En otras palabras, nos alimentamos de papilla. No tienen toda la culpa los predicadores, pues puede ser un juicio de Dios sobre nosotros porque no queremos sufrir la sana doctrina (2 Ti. 4:3).
    La cena del Señor no se parece un culto de memoria y de adoración. Los silencios largos son fruto de nuestra larga ocupación con el deporte y el televisor. Pedimos himnos que nada tienen que ver con el Señor y Su muerte que supuestamente estamos anunciando.
    Quitamos la reunión del evangelio diciendo que es difícil venir o que la gente no vendrá. Pasan años sin la conversión de una sola persona. Y quitamos la reunión de oración porque es difícil venir entresemana. Solo hacemos lo que es fácil o cómodo.
    Si no podemos ver que Dios nos habla y nos amonesta por medio de todo esto, ¿qué más puede El hacer para despertarnos? Somos como los de Isaías 1, heridos desde la planta del pie hasta la cabeza, pero duros y lentos para reconocer que Dios nos habla.

“¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni  suavizadas con aceite. Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños. Y queda la hija de Sión como enramada en viña, y como cabaña en melonar, como ciudad asolada” (Is. 1:4-8).

    ¡Necesitamos que algún profeta, algún hombre de Dios nos llame la atención y nos guíe al arrepentimiento! Esta es la necesidad actual —EL ARREPENTIMIENTO—el quebrarnos al pie de la cruz del Señor Jesucristo y hacer salir de nuestras bocas la confesión que tarda tanto en salir: “Hemos pecado” y “Yo he pecado”.
    Necesitamos arrepentirnos en nuestras vidas personales—confesando y apartándonos de todos los pecados que hemos cometido y que nos han llevado a este desierto espiritual. Necesitamos corregir y “remendar” los daños que nos han hecho las querellas y los pleitos, pidiendo humildemente (no exigiendo) el perdón a quienes hemos hecho mal. No digamos cosas como: “si te he ofendido en algo”— pues eso no es reconocer y confesar el mal.
    También hermanos, necesitamos arrepentirnos como asambleas – congregaciones enteras. Nunca en la memoria nuestra ha sido convocada una reunión con el propósito de arrepentirnos y expresarlo públicamente. Porque somos duros y orgullosos. Apenas se oye una confesión pública, como asamblea, de pecado, pero necesitamos hacerlo. Nos urge.
    Ha llegado la hora para moverse un verdadero liderazgo espiritual—hombres de Dios que nos llaman a arrodillamos y arrepentirnos antes de que caiga la ira de Dios sobre nosotros en castigo. ¿No crees que es posible sentir la ira de Dios como cristiano? Te equivocas. Romanos 11:21 dice: “Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará”.
    Debemos comer la ofrenda por el pecado como Daniel hizo (Dn. 9:5), haciendo nuestros los pecados de nuestros hermanos y la asamblea. Debemos asirnos de la promesa de Dios en 2 Crónicas 7:14,

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

    Ya es hora de buscar al Señor. El nos llama a través de la voz del profeta Oseas:

“Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios” (Os. 14:1-2).

    Hemos sido un pueblo orgulloso, jactándonos de nuestros evangelistas, de nuestros maestros de renombre, de nuestros locales y por poco caemos en el error de pensar que como celebramos la Cena del Señor cada domingo, ningún mal nos puede venir. En Jeremías 7-10 el Señor tuvo que desengañar a Su pueblo de aquel entonces de esta idea. Léelo y verás – El Sermón del Templo.
    Nuestra humildad ha sido fingida, de fachada. Casi diría que ha sido para que los demás digan qué humildes que somos, porque nos hemos creído superiores a ellos. Si tenemos más luz y sabemos una mejor doctrina, ¿de qué nos ha aprovechado? No andamos en ella. Solo aumentamos el juicio que comenzará por la casa de Dios (1 P. 4:17). Pero el Señor ha arruinado nuestro orgullo. Ojalá nos diéramos cuenta—nuestra aureola está rota.
    ¡Sólo hay una esperanza! Hay que volver al Señor (Is. 31:6). “Reconoce, pues, tu maldad” (Jer. 3:13). “Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo” (Jer. 3:14). “¡Vuélvete a mí!, dice Jehová” (Jer. 3:1). La otra opción es la de la iglesia de Laodicea – ser vomitado de la boca del Señor.
    El camino que lleva al avivamiento y a la bendición divina es el de confesar la verdad reveladora de nuestra condición, corregir y restituir lo que hemos hecho mal, apartamos de nuestros pecados, e ir a la presencia de nuestro Dios para que nos sane y nos bendiga. Debemos tomar en serio nuestro problema grave: la condición perdida del mundo y la impotencia de la iglesia.

“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; mas el que endurece su corazón caerá en el mal” (Pr. 28:13-14).

William  MacDonald, alarmado por las condiciones en las asambleas, escribió esto en la década de 1960, pero parece que es para hoy, pues nada han mejorado en los últimos 50 años. Traducido y actualizado con permiso.
SE PUEDE COPIAR Y REPARTIR GRATUITAMENTE



 

sábado, 22 de febrero de 2020

EN ESTO PENSAD - febrero 2020

LOS HIJOS PRÓDIGOS

“Padre, he pecado...”  (Lucas 15:21).
 
No fue sino hasta que el hijo pródigo volvió arrepentido que el padre corrió a su encuentro, se asió de su cuello y le besó. No habría sido justo perdonarle si no hubiera mostrado primero arrepentimiento. El principio bíblico es: “...si se arrepintiere, perdónale” (Lc. 17:3).
    Nada dice el pasaje de que el padre envió ayuda a su hijo pródigo mientras andaba en aquel país lejano. De haber hecho así, habría obstruido la obra de Dios en la vida de aquel rebelde. La meta del Señor era que el descarriado descendiera hasta abajo del todo. Sabía que el hijo tendría que llegar al fin de sí mismo, y que  nunca levantaría los ojos a menos que hubiera tocado fondo. Cuanto antes se le rompiera la costra a la oveja descarriada, tanto mejor para ella. El padre simplemente encomendó a su hijo al Señor, y esperó a que la crisis llegara al extremo.
    Ésta es una de las cosas más duras que los padres deben hacer, especialmente para las madres. La tendencia natural es sacar del apuro al hijo o a la hija rebelde de cada situación difícil en que el Señor los coloca. Pero todo lo que estos padres consiguen es estorbar Su propósito y prolongar la agonía del ser amado.
    Spurgeon dijo una vez: “El verdadero amor para aquellos que yerran consiste en no fraternizar con ellos en su error sino ser fieles a Jesús en todas las cosas”. Amar a una persona es no consentirla en su iniquidad. Por el contrario, el amor pone a la persona en las manos del Señor y ora: “Señor, restáurale, no importa cuál pueda ser el costo”.
    Uno de los errores más grandes que David cometió fue traer de regreso a Absalón antes de que éste mostrara arrepentimiento. Un poco después Absalón ganaba los corazones del pueblo y tramaba una revuelta contra su padre. Finalmente hizo huir de Jerusalén a su padre y fue ungido como rey en su lugar. Pese a que Absalón se puso en camino con su ejército para destruir a David, este último instruyó a sus hombres a que le perdonaran la vida en el caso de una confrontación. Pero Joab lo pensó mejor e hirió de muerte a Absalón.
    Los padres que están dispuestos a soportar el dolor de ver como el Señor humilla a su hijo o hija obligándolos a vivir en una pocilga, a menudo les ahorran un pesar más grande.

William MacDonald, De Día en Día, CLIE

Demasiados padres intervienen y acortan el tiempo de la humillación y el castigo que Dios quiere traer, y mal encaminados por su afecto paterno, como David con Absalón, frustran y obran en contra de la voluntad de Dios. No permiten que sus hijos sean completamente quebrantados y humillados. A plazo corto puede parecerles que ha triunfado la misericordia, pero a la larga vendrán más dolores, porque no fueron sabios para dejar que tuviera su obra completa (Stg. 1:3-5). No rescatemos a hijos no humillados ni convertidos.La imagen nuestra ante los demás no es lo importante, sino la profunda obra de Dios en el corazón del desviado y desobediente. Esta obra no tiene atajo.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

“Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma...las manos derramadoras de sangre inocente”. Proverbios 6:16-17

Temprano en la Biblia leemos: “El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada” (Gn. 9:6). Desde las instrucciones para las ciudades de refugio (Dt. 19:10), a lo largo de las Escrituras, hasta el remordimiento de Judas Iscariote (Mt. 27:4), es censurado el derramamiento de sangre inocente. No hay más evidente caso de sangre inocente que las vidas de los niños no nacidos. Es una demostración de la profundidad de la maldad del mundo de hoy, que en muchos países el aborto es agresivamente promovido y legislado. Nunca olvidemos cómo Dios lo ve: es objeto de Su odio: “abomina su alma”.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
"¿Por qué te has olvidado de mí?" (Sal. 42:9). "...yo nunca me olvidaré de ti" (Is. 49:15).

A veces se quebranta nuestro corazón porque parece que Dios no oye nuestro clamor ni contesta nuestra oración. Nos preguntamos si Él nos ha olvidado, y el diablo nos hace dudar de Su amor. Spurgeon escribió: "Cuando Dios esconde Su rostro, no digas que se ha olvidado de ti. Él solamente demora un tiempecito para hacerte amarle mejor; y luego te regocijarás con gozo inefable".
    ¡Qué pensamientos llenaban las mentes de Marta y María cuando luchaban para entender el por qué de la demora de Cristo! ¿Por qué no vino Él inmediatamente? Cada hora que pasaba parecía como días, hasta que la espera y la preocupación fueron casi intolerables.
    Su ternura y Sus lágrimas pronto despacharon cualquier duda que molestaba sus mentes, y pronto su tristeza fue cambiado en gozo indescriptible cuando Lázaro salió de la tumba, llamado a la vida y la libertad por el mandato irrestible de Cristo.
 
"Mi nombre de las palmas de Sus manos
La eternidad no podrá borrar,
Grabado en Su corazón permanece
Indelible marca de la gracia".

de la revista "Assembly Testimony", enero/febrero 2019 
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
La Tribu de Leví en la Restauración

El servició de Leví es importante en el retorno de Israel de Babilonia, como registran Esdras y Nehemías. Este retorno fue en tres fases: Zorobabel y Josué con unos cincuanta mil, en 536 a.C., Esdras con unos mil quinientos en 458 a.C., y Nehemías con una escolta militar en 445 a.C.
   
El Retorno Con Zorobabel y Josué
“...y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios...” (Esd. 1:5), eran parte de los cincuenta mil que volvieron a Jerusalén con Zorobabel y Josué. El avivamiento requiere hombres de consagración y peso moral, que reconocen la santidad de Dios y la centralidad de Su Palabra.
    Los detalles de los levitas que volvieron están en Esdras 2:40-42 y 70. Solo volvieron setenta y cuatro levitas obreros. Lo hicieron sabíendo que tendrían una carga pesada de tareas repetitivas y arduas, y que como levitas no podían poseer tierras. Por lo tanto, era para ellos una prueba de fe que volviesen con tanto que hacer, con tan pocos para hacerlo, y dependiendo solamente del Señor para sostenerlos. “Y pusieron a los levitas de veinte años arriba para que activasen la obra de la casa de Jehová” (Esd. 3:8).
    Cuando se echó el fundamento del templo, los sacerdotes tenían trompetas y los levítas címbalos, y cantaron y alabaron juntos según la ordenanza de David (Esd. 3:10-11). En ese momento convenía esa clase de alabanza. Pero ahora el patrón es: “sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones” (Ef. 5:18-19). La palabra “alabando” en este texto conlleva la idea de tocar un instrumento de cuerdas, pero es evidente de que esa música está en el corazón. Si mantenemos la “música instrumental” en esa esfera, mantendremos la dulzura del alma y la posición bíblica.
    Al lado de los que alababan a Dios cuando se echaron los fundamentos del templo, “muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz” (Esd. 3:12). Compararon la obra presente con la gloria de la anterior. Los creyentes ancianos deben tener cuidado de no desanimar el ejercicio de los más jóvenes, siempre que sea bíblicamente correcto. A menudo los “buenos tiempos de antaño” son recordados con distorción optimista y retrospecto romántico. Es necesario el ejercicio unido de viejos y jóvenes, porque trae un equilibro entre experiencia y entusiasmo, entre sabiduría y disposición.
    Los levitas participaron en la eventual dedicación del templo restaurado (Esd. 6:15-18). En la dedicación del templo de Salomón hubo ciento cuarenta y dos mil animales sacrificados (2 Cr. 7:5). Pero en la dedicación del templo restaurado sólo se sacrificaron 712 animales. Sin embargo era una ofrenda generosa cuando se toma en cuenta las circunstancias prevalecientes. La ofrenda de “doce machos cabríos en expiación por todo Israel, conforme al número de las tribus de Israel” (Esd. 6:17) era igual a la ofrenda de los príncipes de Israel en Números 7. Aun en tiempos de celebración se debe mantener una conciencia del pecado y de lo que cuesta quitarlo. Es de importancia notar que restauraron el servicio de los sacerdotes y levitas “conforme a lo escrito en el libro de Moisés” (Esd. 6:18).
    Los levitas están asociados con la celebración de la primera Pascua en el templo nuevo, con el énfasis en su pureza (Esd. 6:20). La pureza y la preparación personal siguen siendo esenciales, aun en tiempos de relativa pobreza como fueron aquellos.
continuará, d.v.

Ian McKee, Irlanda del Norte, de la revista "Assembly Testimony", enero/febrero 2019

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

¿Por Qué Cristo No Se Salvó A Sí Mismo?

 "La tercera es la vencida"
    Algunos dicen que esta frase viene de los juegos de lucha en la antigua Grecia. El luchador que lograba poner a su rival de espaldas tres veces era declarado ganador.
    Cuando Jesucristo fue crucificado, los gobernadores le dieron el primer golpe verbal: "A otros salvó; sálvese a sí mismo". El segundo golpe vino de los soldados: "Sálvate a ti mismo". El tercero, de los ladrones: "Sálvate a ti mismo y a nosotros" (Lucas 23:35, 37, 39). Los burladores querían ponerlo de espaldas. Pero, ¿fue vencido? ¿O por qué no bajó de la cruz?

Su Pureza
    Pilato declaró: "Ningún delito hallo en este hombre". Pedro dijo que Cristo "no hizo pecado". Juan estuvo de acuerdo: "No hay pecado en él". Pablo dijo: "No conoció pecado". Aun los demonios le decía: "Eres el santo de Dios". Jesucristo  no era delincuente ni pecador. No merecía el maltrato de los hombres ni la ira de Dios.
   
Su Poder
    Sus enemigos admitieron que había salvado a otros. Los enfermos se acercaban y "sanaba a todos". ¿Endemoniados? "Anduvo ...sanando a todos los oprimidos por el diablo". ¿Muertos? Una niña que apenas había muerto, un muchacho cuyo cuerpo iba rumbo al cementerio, y un amigo que había estado sepultado cuatro días fueron resucitados por Él. Calmó tempestades, calló a los sabios e hizo que una multitud de soldados se postrara delante de Él. Aunque era el omnipotente Hijo de Dios, no dijo ni hizo nada para salvarse a sí mismo.

Su Propósito
    ¿Qué motivo tendría para quedarse a sufrir? Mírese en un espejo. Cristo sabía que usted, siendo pecador delante de Dios, estaba en peligro del castigo por sus pecados (Romanos 6:23), y voluntariamente "llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero" (1 Pedro 2:24). Con inmenso amor, "Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios" (1 Pedro 3:18).
    La pregunta no es: "¿Por qué no se salvó?", sino "¿por quién?". Vea su necesidad y crea en Jesucristo para salvación. Agradezca que Cristo no se salvó de la cruz, sino que "se dio a sí mismo en rescate por todos" (1 Timoteo 2:6).

 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

DIOS EL ESPÍRITU
Parte 13
Camilo Vásquez Vivanco, Punta Arenas, Chile
 
viene del número anterior
PREGUNTAS SOBRE EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU

¿Por qué los apóstoles impusieron las manos a los samaritanos para recibir el Espíritu Santo?

    Lucas nos dice que varios samaritanos creyeron en el Señor y se bautizaron producto de la predicación de Felipe (Hch. 8:12). Hasta ese entonces judíos y samaritanos no se trataban entre sí (Jn. 4:9) y los samaritanos eran considerados por los judíos una raza bajo maldición (Jn. 8:48). Además el mismo Señor había instruido a sus discípulos que no entraran a ciudades samaritanas (Mt. 10:5). La razón es que los samaritanos eran una mezcla de asirios y babilonios con judíos idólatras con su propia religión marginada de la verdad (2 R. 17:24-41). Por tanto los judíos mantenían un exagerado racismo contra los samaritanos que debía ser derrumbado para cumplir el mandato del Señor que había instruido a Su iglesia: “...y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch. 1:8). Para zanjar este racismo Dios permitió que se convirtieran samaritanos y que los mismos apóstoles siendo judíos reconocieran a los convertidos samaritanos como sus hermanos y miembros de la iglesia recién formada en Pentecostés. Para esto los apóstoles se enteraron de estas conversiones: “Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan” (Hch. 8:14) y asintieron en recibirlos como pueblo de Dios imponiéndoles las manos para que también fuesen parte del bautismo del Espíritu Santo: “Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo” (Hch. 8:17). Notemos que esto no fue para ser bautizados por el Espíritu, sino para recibir el Espíritu y gozar del beneficio de ser parte de la iglesia recién formada. Hemos de entender que esta práctica de recibir así al Espíritu Santo fue transitoria en el libro de los Hechos de los Apóstoles mientras se pasaba de la ley a la gracia. Después el Espíritu Santo es recibido en el acto de la conversión (Hch. 10:44-45; Ef. 1:13-14), por esto el apóstol pregunta: “...¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?” (Gá. 3:2).

¿Por qué el apóstol Pablo impuso las manos para recibir el Espíritu a doce judíos en Éfeso?

    “Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres”  (Hch. 19:6-7). Existen sólo dos eventos en el nuevo testamento en que los apóstoles impusieron las manos para que alguien recibiera el Espíritu Santo y así fuese incluido en la iglesia. El primero fue en Samaria (Hch. 8:17) y este segundo caso en Éfeso. Se aprecia que para este entonces el Espíritu Santo era recibido en el momento de creer tal como lo pregunta el apóstol a estos judíos: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?” (Hch. 19:2), verdad que rige hasta hoy para todo aquel que se convierte al Señor al creer por medio de la fe (Ef. 1:13-14; Gá. 3:2). Estos doce judíos ni siquiera habían oído de tal cosa de recibir al Espíritu Santo (Hch. 19: 2) y sólo habían sido bautizados por Juan el Bautista con el bautismo de arrepentimiento (v. 3). Tales judíos pertenecían a la dispensación de la ley y siendo creyentes en el Mesías no pertenecían a la iglesia formada hace apenas 20 años atrás. La razón de esto es que no habían escuchado el evangelio de la gracia que apunta hacia el Señor Jesús como el Mesías esperado: “…que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo” (v. 4). No cabe duda que estos doce judíos eran creyentes salvados, sin embargo no pertenecían a la iglesia y además no habían sido bautizados en el bautismo cristiano. Pablo entonces procede a ordenar sus vidas y les bautiza correctamente como cristianos (v. 5), y les impone las manos para que reciban el Espíritu de Dios (v. 6). Cuando Pablo les impone las manos no es que ocurrió un nuevo bautismo del Espíritu Santo pues este evento es único en la historia, lo que sucede es que recién allí al recibir el Espíritu fueron incluidos en ese bautismo ya ocurrido hace 20 años atrás y fueron hechos parte de la iglesia como cuerpo de Cristo. Como vemos, el libro de los Hechos de los Apóstoles es un libro de transición desde la ley a la gracia, y no podemos sacar de su contexto las prácticas que allí ocurrieron. Hoy para ser salvos, recibir al Espíritu Santo y ser parte del cuerpo de Cristo la iglesia, ocurre en el acto de la conversión de un pecador y ni siquiera cuando se bautiza como cristiano, sino cuando acude al Señor para ser salvo (Ro. 10:9; Hch. 10:47). De este modo aprendemos que el bautismo cristiano (Mt. 28:19) es para testificar que ya se fue salvo por la fe (Ro. 6:3-5). Se ve en lo regular desde Hechos 10 en adelante que todas las personas bautizadas como cristianos fueron personas ya salvadas (Hch. 16:14-15; 30-33; 18:8) y ya poseedores del Espíritu en su conversión (1 Co. 6:10-20).

¿El bautismo del Espíritu Santo se repite para cada pecador que se convierte hoy al Señor?

    Este concepto es indispensable aclararlo pues el bautismo del Espíritu Santo tiene que ver sólo con la formación de la iglesia 50 días después de la resurrección del Señor en Pentecostés (Hch 1:5; 2:1-3). Es un hecho único en la historia y no vuelve a repetirse para cada creyente convertido, sino que ese creyente al ser salvo es incluido en la iglesia al momento de creer (Hch. 2:47) gozando del beneficio del bautismo del Espíritu ya ocurrido (1 Co. 12:13). Lo que ocurre es que el Espíritu Santo toma a ese pecador convertido y lo traslada espiritualmente al cuerpo de Cristo que es Su iglesia (Ef. 1:22-23; 3:6; 5:30). Los únicos que fueron bautizados propiamente tal por el Espíritu fueron aquellos 120 creyentes reunidos en la ocasión de la formación de la iglesia (Hch. 1:15; 2:3-4).

¿Un creyente convertido en este tiempo necesita recibir al Espíritu Santo por la imposición de las manos?

    “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!” (Gá. 4:6).
    Hoy los creyentes verdaderamente salvados no necesitan una segunda experiencia de gracia. La Biblia es clara en afirmar: “y vosotros estáis completos en él” (Col. 2:10). Queda claro que todo verdadero hijo de Dios ha sido sellado por el Espíritu e injertado en la iglesia. Lo que purificó el alma de ese creyente fue la virtud de la sangre de Cristo, y lo que capacita a ese creyente para dejar su antigua vida pecaminosa es la presencia del Espíritu Santo que mora en él (Ro. 8:13-14). La idea de recibir al Espíritu por la imposición de las manos es una mala interpretación de lo sucedido en Samaria y en Éfeso (Hch. 8:12-17; 19:6-7). Tales incidentes fueron transitorios en vista del paso de la ley a la gracia, y no marcan la verdadera realidad de un auténtico hijo de Dios. Ese creyente por muy torpe que sea es templo del Espíritu de Dios (1 Co. 6:19-20) y lo que necesita es comenzar a realizar su andar como creyente, creciendo en la gracia y el conocimiento del Señor (2 P. 3:18). El Espíritu de Dios está en él y solo necesita ser lleno del Espíritu (Ef. 5:18-19), por la obediencia a la Palabra de Dios y su consagración en una iglesia local (Col. 3:16; Ef. 2:13-16).
    El resto del buen ministerio del hermano Camilo sobre este tema está disponible ahora en su libro: Dios El Espíritu, por Libros Berea. https://berealibros.wixsite.com/asambleabiblica/libros

    Libros Berea
 
    En España:
           Apartado 75
        41720 Los Palacios y Villafranca (SE)
        España
 

    En Hispanoamérica:
        Sr. D. Joseff Samir
        Apartado 78           
        31000 Estelí, Nicaragua