Entradas populares

viernes, 31 de julio de 2015

EN ESTO PENSAD -- agosto 2015

¡Rechazado!

Texto: Hechos 18:5-11

Duele mucho ser rechazado cuando testificamos, pero así es el mundo en que nos toca vivir. No podemos quedar bien con todos. No sólo le rechazan al Señor, que es lo peor, sino que también a nosotros – y esto nos hace difícil el trabajo, porque como seres humanos que somos, con nuestros debilidades y fallos, nos cuesta soportar el rechazo y mantener el ánimo.
    El apóstol Pablo aparentemente acabó tan dolido por esa reacción mencionada en el versículo 6, “oponiéndose y blasfemando”, que luego el Señor tuvo que acercarse (vv. 9-10) para animarle y prometerle protección. La promesa que le dio todavía está vigente en nuestros días.
    Cuando hablemos de Cristo el diablo se enfurece, y lo expresa en la cara y la voz de los inconversos – puede ser un vecino, un amigo o nuestra propia familia – pero nos trata con rechazo, desprecio, y hasta blasfeman a veces. Esto es duro de soportar, nos duele ver y sentir la dureza del ser humano ante el amor y la verdad de Dios. Pero recuerda que Dios lo tiene que ver y oír todos los días, muchísimo más que nosotros, y Él nos llama a la comunión con Él. Así que aun en lo que sufrimos porque testificamos tenemos comunión con el Señor. Mejor es identificarnos con Él, pues 2 Timoteo 2:12 promete: “Si sufrimos, también reinaremos con Él”.
     Cada día la gente está más dura, resistente y antipática, pero el Señor sufrió en la cruz para traernos el evangelio y debemos ser fieles anunciadores. A Él le tocó morir por los pecados de la humanidad; a nosotros nos toca anunciar Su muerte y resurrección. Visto así, es un privilegio y una gran responsabilidad. Debemos ser incansables y no tímidos en el trabajo que el Señor nos encargó. Él dio la cara por nosotros en la cruz, y podemos dar la cara por Él ante los inconversos, pues nunca vamos a sufrir tanto como Él. En 2 Timoteo 3:12 se nos dice que “todo el que quiere vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerá persecución”. Realmente debemos esperar esa reacción, pues el Señor mismo nos advirtió de antemano, en Juan 15:18-20 y 16:2 y 33.
     El Señor quiere que recordemos que si nos rechazan por Su causa, somos bienaventurados. Pero no si nos rechazan por nuestro carácter malo, fallos, inconsideración, etc., sino por causa de Cristo. Si un creyente se porta de forma descortés, falta respecto, no hace bien su trabajo u otros cosas así, luego no diga: “me persiguen” cuando la gente reacciona, pues es culpa suya y no tiene nada que ver con el Señor. No usemos el nombre del Señor como excusa para justificarnos si hacemos mal y sufrimos por ello. La Palabra dice: “ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno” (1 P. 4:15). Los que son castigos por un crimen, o bajo corrección paterno o disciplina eclesial por algún pecado, no son víctimas. 
    Pero somos todos llamados a seguirle al Señor y anunciar fielmente Su mensaje, aun pese a las reacciones negativas: la crítica, el rechazo, el ostracismo, la blasfemia y aun la violencia. Hechos 18 habla de la reacción violenta de la gente en Corinto, de la sinagoga, y debemos saber que los religiosos a veces se portan peores que otros. El Señor le dijo (v. 10) “estoy contigo” y “ninguno pondrá sobre ti la mano”. Con esto le motivó a seguir las órdenes del versículo anterior: “no temas, sino habla, y no calles” (v. 9). Había que seguir predicando en Corinto. Ora por los rechazadores (Mt. 5:44), encomienda el caso al Señor (1 P. 2:23), y sigue sirviendo al Señor. Antes, en Filipos Pablo había sido acusado falsamente, azotado y encarcelado. Luego en el templo en Jerusalén le asaltaron queriendo matarlo (Hch. 21:30-31), pero cuando le rescataron de la turba los soldados romanos, enseguida él quiso predicar a esa misma multitud. ¡Cuánto le agrada al Señor tener fieles mensajeros!  Hermanos, ¿sómos así?
    David dijo en el Salmo 23:5, “aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores”. El rechazo trae angustia – los familiares y amigos que no quieren escuchar, que murmuran, critican, se endurecen, incluso blasfeman – esto nos duele mucho porque ellos así se convierten en nuestros angustiadores. Pero el Señor da poder diario para sufrir cosas así y todavía serle fiel y seguir adelante. No bajemos la guardia, ni tiremos la toalla, porque es exactamente lo que el diablo quiere. Hagamos la voluntad del Señor, no la del diablo.
    David también afirmó: “mi copa está rebosando”. El que tiene sus fuentes en Dios tiene recursos suficientes para caminar en un mundo opuesto al Señor y al evangelio. El Señor nos apoya, nos anima, y nos dará bendición ahora y sobre todo en Su casa para siempre. Seámosle fieles ante la oposición y la dureza de otros. “No temas, sino habla, y no calles” (Hch. 18:9). Amén.
 
de un estudio dado por Lucas Batalla el 25 de julio, 2013

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
 
¿Qué Hacer Con Las Riquezas?

“Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Juan 3:17).

En círculos médicos sería inconcebible tener la medicina para el cáncer y no compartirla con los enfermos cancerosos que hay en todo el mundo. Retener la medicina sería mostrar una cruel e inhumana falta de compasión.
    El apóstol Juan pinta un cuadro paralelo en el ámbito espiritual. Supongamos que hay un hombre, un creyente profesante que ha acumulado una buena cantidad de riqueza y vive en lujo y comodidad. Todo a su alrededor es un mundo de enorme necesidad física y espiritual. Hay millones por todo el mundo que nunca han oído el evangelio y viven en oscuridad, superstición y desesperación. Muchos de ellos sufren los estragos del hambre, la guerra y el desastre natural. Pero este hombre se olvida de toda esta necesidad. Es capaz de borrar de su mente los gemidos de una humanidad que sufre y solloza. Podría ayudar si quisiera, pero prefiere guardarse su dinero.
    En este punto Juan deja caer la bomba. Pregunta: “¿Cómo mora el amor de Dios en él?” La pregunta implica, ciertamente, que el amor de Dios no mora en él. Y si el amor de Dios no mora en él, existe una razón válida para dudar que se trate de un verdadero creyente.
    Esto es muy grave. La iglesia en nuestros días exalta al rico, le coloca en el consejo de ancianos y le pone como ejemplo a los visitantes. El sentimiento carnal prevalece: “Es bonito ver cristianos ricos”. Pero Juan pregunta: “Si es un cristiano verdadero, ¿cómo puede aferrarse a esa riqueza desmedida cuando tantos carecen de pan?”
    Me parece que este versículo nos obliga a tomar una de dos opciones de acción. Por una parte podemos rechazar el sencillo sentido de las palabras de Juan, ahogar la voz de la conciencia y condenar al hombre que se atreve a predicar este mensaje. O bien podemos recibir la Palabra con mansedumbre, emplear nuestra riqueza para hacer frente a la necesidad del hermano y tener una conciencia limpia de ofensa para con Dios y el hombre. El creyente que está satisfecho con un estilo modesto de vida y, destinando todo lo que está más allá de esto a la obra del Señor, puede vivir en paz con Dios y con su hermano necesitado.        
           
 William MacDonald, del libro DE DÍA EN DÍA (CLIE)

La abundancia es una prueba de nuestra fe, amor y obediencia. "...Para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos" (2 Co. 8:14-15).
 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
HONRAD AL HIJO COMO AL PADRE
 
"Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida" (Jn. 5:21).
      Aquí tenemos otra clara declaración respecto a la igualdad del Hijo con el Padre. Los judíos acusaron a Jesús de hacerse Él mismo igual con Dios. Él no negó la acusación, sino que expuso las inmensas pruebas del hecho de que Él y el Padre son uno. Así como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere. ¿Podría decirse esto de Él si fuese meramente un hombre? Hacer esta pregunta es contestarla.
 

"Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió" (Jn. 5:22-23).
      Muchas personas pretenden adorar a Dios, pero niegan que Jesucristo es Dios. Dicen que fue un buen hombre, o más acorde a Dios que culaquier hombre que jamás haya vivido. Pero este versículo lo pone en igualdad absoluta con Dios y demanda que los hombres le den el mismo honor que le dan a Dios Padre. Si alguien no honra al Hijo, entonces no honra al Padre. Es inútil pretender amar a Dios si no se tiene el mismo amor para con el Señor Jesucristo. Si el lector nunca se ha dado cuenta de quién es realmente Jesucristo, que considere entonces este versículo con todo cuidado. Recuerda que es la Palabra de Dios, y acepte la gloriosa verdad de que Jesucristo es Dios manifestado en carne.
 William MacDonald, Comentario Bíblico (CLIE)


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 

 ¿POR QUÉ MURIÓ EL BURRO?

Una vez viajando por el campo, vi un burro cerca de la carretera, tan flaco que parecía sólo cuero y huesos. “¡Pobre burro!” - me dije - “Seguramente está enfermo”.
    Al acercarme vi que alguien le había amarrado la boca. ¡Pobre animal! No la podía abrir; la cuerda le cortaba como cuchillo; la sangre le pintaba la nariz. Frené y me acerqué con deseos de ayudarlo. Quise librarlo de la cuerda. Sentía satisfacción de poder tratarlo con misericordia. Pero de repente el animal comenzó a correr, dejando una nube de polvo tras sí. Ni siquiera pude tocarlo. Menos quitarle la cuerda.
    Tristemente regresé al coche. Una semana después pasé por el mismo sitio. Encontré el cadáver del burro. La cuerda, teñida de sangre, todavía le ataba la boca. Me pregunté entonces: “¿Por qué murió el burro?” ¡Pues porque alguien le amarró la boca! Era cierta la respuesta, pero no me dejaba satisfecho. Pues, a pesar de ellos, el burro tuvo una oportunidad de escapar de la muerte. Yo hubiera podido librarlo.
    Me vino una segunda respuesta: El burro murió por interpretar mal mis intenciones. Temía que le iba a hacer algún daño. Desgraciadamente ese error le costó la vida. Si el  pobre hubiera comprendido mi deseo, habría aceptado mi oferta.
    Realmente, reflexionando un poco más, se entiende el comportamiento del animal: ¡era un burro! ¿Cómo podía entenderme? Comprendo su error y desconfianza.
    Amigo, sin ánimo de ofenderle ni llamar "burro" a nadie, observo que igual error cometen muchos seres humanos, seres racionales, muy especialmente en lo espiritual. La Palabra de Dios nos enseña que Dios no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9); y que Él “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4). Casi no hay quién no sepa que Cristo murió por nosotros. Saben que “Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:3); que en Él “tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados por las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7); que Cristo invita: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28); y que Él afirma: “Al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).
    Miles de personas alrededor del mundo han aceptado estas promesas de Dios, y por la fe han sido libradas del pecado. Han encontrado vida abundante y eterna. Pero cuando Cristo vino, hubo quienes interpretaron mal sus intenciones. Él les dijo: “Y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:40).
    No eran burros, por supuesto, pero se portaron como el animal del relato. Hoy en día hay muchos que cometen semejante error. El burro murió por interpretar mal mis intenciones. Por favor, no haga usted como él.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
 JEHOVÁ – JESUCRISTO
Parte II
 
(viene del número anterior)

ALGUNOS TEXTOS CONFLICTIVOS

Después de estudiar los textos anteriormente citados en Jehová y Jesús, tenemos honestamente que admitir el encontrarse entre ellos algunos versículos que parecen presentar problemas a nuestro modo de pensar y razonar. Si Jesucristo es Jehová Dios, tal como nuestro estudio bíblico nos está verificando, entonces ¿qué significan los versículos siguientes?  Parecen probar lo contrario.

Marcos 13:32
Se oye decir: "Cristo no puede ser Dios porque no tiene la omnisciencia  de Dios."

Respuesta: Aquí Jesús está hablando como el Hijo del Hombre bajo las limitaciones a las que Él mismo voluntariamente se sujetó en la encarnación, tales como el crecimiento físico, mental, y moral. La clave está en Juan 15:15, "el siervo no sabe lo que hace su señor". Como siervo Cristo estuvo subordinado al Padre, aunque sin ser inferior, y en este oficio no Le fue dado saber "el tiempo" y darlo a conocer a los demás. Cuando bajó del cielo, "se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres, y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:7-8).

Marcos 15:34
Se oye decir: "El Padre le ha desamparado; clama a alguien que era su Dios."

Respuesta: Ora como hombre, como el Mesías, no como Dios. Se dirigió al Padre dándonos el ejemplo perfecto a imitar. Más que nada está llamándonos a la atención del por qué Le había desamparado, es decir, porque estaba llevando el pleno castigo del pecado sobre Sí mismo.

Juan 5:19-20
Más que crear una alusión a la desigualdad entre el Padre y el Hijo, este pasaje claramente afirma una unidad entre ellos. No hay problemas de desobediencia de parte del Hijo, ni problemas de falta de comunicación entre ellos. Claramente muestra Su dependencia del Padre, que Cristo está ligado al Padre como ningún otro. Mas vemos que Cristo, en Sí mismo, hace las mismas cosas que ve al Padre hacer.

Juan 5:26-27
Cuando entendemos lo que significa la encarnación (Jn.1:1,14; Fil.2:6-8; etc.), que Cristo tomó forma de siervo, fue hecho semejante a los hombres y dejó Su gloria que tenía en el cielo, uno entiende que Jesucristo tenía ciertas limitaciones auto-impuestas (no resplandecía con toda Su gloria, pudo morir como hombre, etc.). Pero en estos versículos, se afirma que el tener vida en sí mismo y el tener autoridad de hacer juicio fueron dos cosas no incluidas en aquella lista. Es otra declaración que afirma la unidad entre Padre e Hijo, y no conlleva en absoluto la idea de que había un tiempo en el pasado cuando tenía tal atributo (idea que no se encuentra en ningún lugar en la Biblia), sino hace notable para nosotros un atributo intrínseco y propiamente Suyo.

Juan 10:32-36
Es un argumento de menor a mayor. Si Dios llamó a los jueces injustos "dioses" (obviamente con sarcasmo según el contexto de Salmo 82:6 que citó), cuánto más debemos llamar a Jesucristo el Dios verdadero. El versículo 38 nos aclara Su intención: "el Padre está en mí, y yo en el Padre", una proclamación que sólo Jesucristo podía hacer.

Juan 14:28
No dice "mejor es que yo", sino "mayor". En las Escrituras la sujeción no comunica necesariamente la idea de inferioridad. [La mujer creyente debe someterse a su marido, pero los dos son iguales delante de Dios (1 P. 3:7). De igual modo debemos someternos al gobierno, pero no quiere decir que los gobernantes sean mejores que nosotros.] Por otro lado vemos claramente que el Padre mismo a Jesucristo le exaltó hasta lo sumo, etc. en Filipenses 2:9-11.

Juan 17:3 
De nuevo nos da el ejemplo perfecto como Hombre y Siervo cuando Él lleva peticiones al Padre celestial.

En resumen, está claro que el Hijo y el Padre no son "dos dioses" como algunos sugieren, sino que forman juntos (con el Espíritu Santo), el único Dios eterno (y Trino). Observa cómo la Sagrada Escritura dice que Cristo se sienta a la diestra del Padre, pero en todas las referencias, la mayoría encontradas en el libro de Apocalipsis, siempre hay un solo trono, entre los cuatro seres y no aparece ningún otro a la diestra.
    Estudia las siguientes citas en el Apocalipsis:

    7:17     "el Cordero que está en medio del trono". Aquí sólo hay un trono.
       
    11:15    "Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará", hablando del Señor y su Cristo, dice que él reinará, no ellos reinarán. Ya hemos comprobado que Cristo es el Rey de Reyes y Señor de Señores. Si todavía no aceptas que Cristo es Jehová, aquí tendrás que entender que Jehová deberá someterse a Cristo.

    22:1       "el trono de Dios y del Cordero", no "los tronos".

    22:3    "el trono de Dios y del Cordero estará en ella" no "estarán en ella".
   

EXPRESIONES CONFLICTIVAS

1. Hijo de Dios – Puede ayudarnos si recordamos que Jesuscristo también se llamó: "el Hijo del Hombre". Dando a entender que Él había llegado a ser parte de la humanidad. De la misma manera, "Hijo de Dios" significa que Él es una expresión de la Deidad. Escudriña Juan 10:36 y luego haz una comparación con los versículos 30 y 33 del mismo capítulo. Hablar de Jesús como el Hijo no quiere decir que tiene un punto de origen, como tenemos nosotros, o que procede de una unión física entre un hombre y una mujer, o que es inferior. Significa que procede de una relación eterna con el Padre. Tal intimidad nos es revelada en la expresión "en el seno del Padre" (Jn. 1:18, compara  Lc. 16:22-23).

2. Unigénito, engendrado, primogénito –  El Hijo nació en Su humanidad en Belén, pero como Dios era desde la eternidad (Mi. 5:2). El término "unigénito" (Jn. 1:14,18, 3:16) quiere expresar único, el único de su género. La misma palabra se emplea en Hebreos 11:17 hablando de la relación entre Isaac y Abraham, cuando Isaac no era el único hijo de Abraham (estaba también Ismael). La palabra "engendrado" cuando se usa de Jesús en Hechos 13:33, Hebreos 1:5 y 5:5 se refiere al Salmo 2:7 y no tiene que ver con nacimiento, sino con la idea de presentación para exaltación. La palabra "primogénito", cuando es usada en referencia a Cristo en Colosenses 1:15-16, tiene que ver con Su superioridad sobre la creación y no significa el primer creado o nacido. En Colosenses 1:18 y Apocalipsis 1:5 entendemos que quiere decir que Él era el primero que vivió una vida resucitada e inmortal en un cuerpo resucitado, porque es evidente que había otros resucitados antes de Él (Lázaro) mas esos tenían que volver a morir de nuevo. La idea de superioridad se ve más clara en Salmo 89:27, donde la palabra en la versión griega (LXX) es "prototokos". En contraste, si la Biblia quisiera enseñarnos que el Hijo de Dios fue meramente un ser creado, habría empleado una palabra diferente, o sea "protoktistos" (ver un diccionario del griego bíblico para entender el asunto mejor). En resumen, el Hijo de Dios no fue un ser creado, sino el Creador (Col. 1:16; Jn. 1:10;  He. 1:2).

3. La Diestra de Dios – Colosenses 3:1, 1  Pedro 3:22, es una expresión que indica poder y autoridad, no un orden de los tronos en el cielo. "Diestra" en nuestro idioma suele ser usado como una locución de autoridad ejecutiva. "Sentado a la diestra del poder de Dios" es una locución que también indica poder y autoridad. El trono de Dios y el del Cordero es lo mismo (Ap. 22:3 con 3:21; 4:10; 7:17). El Hijo oraba al Padre en aquel entonces y también ahora lo hace. Esto es porque hay una interacción entre los Santos miembros de la Deidad, lo cual enfatiza Su distinción, en lugar de en Su unidad. Véanse también: Juan 14, 15 y 16;  también Salmo 110:1 y Hechos 2:34, Hebreos 1:8-9, e Isaías 48:16.

CONCLUSIÓN:

     ¿A qué conclusión has llegado? ¿A las tuyas propias, predeterminadas por tus asociaciones, tus sentimientos, o por una organización que piensa por ti? ¿Has dejado hablar la Palabra de Dios y la has respetado? Espero que hayas permitido que la Palabra de Dios no solamente hable sino que también te guíe e indique cómo pensar. Leemos en ella: "Lámpara es a mis pies tu palabra" (Sal. 119:105). Es lámpara, por supuesto... si quieres y amas la luz. El estudio de la Biblia puede aclarar cosas para aquel que ama a Dios en verdad y, como los de Berea, se esfuerza "escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así" (Hch. 17:11). Por otra parte  para nosotros los de mente finita, siempre quedarán misterios en cuanto a la Persona de Dios, Su naturaleza y Deidad, simplemente porque no somos Dios. Él es infinito, único, incomparable, y nosotros somos una creación finita. Por eso es imposible que lleguemos al conocimiento pleno de Dios en toda Su complejidad. Ante los incógnitos, no intentemos reducir al gran Dios Eterno al tamaño de la lógica o la sabiduría humana, porque, como nuestro Señor Jescucristo dijo:
    "...nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre..."
    Lucas 10:22

La reacción correcta sería humillarnos como el discípulo Tomás y decir:
"¡Señor mío, y Dios mío!"
Juan 20:28
 
 

domingo, 5 de julio de 2015

EN ESTO PENSAD -- julio 2015

¡AVÍVANOS SEÑOR!

William MacDonald

    “¿No volverás a darnos vida, para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).

     Un estado de decaimiento es a menudo como un cáncer; no sabemos que lo tenemos. Podemos irnos haciendo gradualmente tan fríos espiritualmente que no nos damos cuenta cuán carnales hemos llegado a ser en realidad. Algunas veces se necesita una tragedia, una crisis o la voz de algún profeta de Dios para despertarnos de nuestra necesidad desesperada. Sólo entonces podemos reclamar la promesa de Dios: “Derramaré aguas sobre el sequedal y ríos sobre la tierra árida” (Is. 44:3).   
Necesito un avivamiento cuando he perdido mi ánimo entusiasta por la Palabra de Dios, cuando mi vida de oración ha caído en una insulsa rutina (o ha caído por completo), cuando he dejado mi primer amor. Necesito un toque avivador de Dios cuando tengo más interés en lo que vierten en la tele que en la reunión de la asamblea local, cuando llego a tiempo al trabajo pero tarde a las reuniones, cuando no falto en mi trabajo pero mi asistencia es espasmódica en la asamblea. Necesito ser avivado cuando estoy dispuesto a hacer por el dinero lo que no hago por el Salvador, cuando gasto más dinero para satisfacerme que en la obra del Señor.
  Necesitamos avivamiento cuando guardamos rencores, resentimientos y amargos sentimientos. Cuando somos culpables de chismorrear y maldecir y recibimos palabras chismosas como si fuesen caramelos. Cuando no estamos dispuestos a confesar nuestros errores o a perdonar a otros cuando nos confiesan sus faltas. Necesitamos ser avivados cuando peleamos como perros y gatos en casa, y luego aparecemos en la asamblea con una “cara de reunión” como si fuéramos dulzura y luz. Necesitamos ser avivados cuando nos hemos conformado al mundo en nuestro hablar, nuestro caminar y todo nuestro estilo de vida. ¡Qué grande es nuestra necesidad cuando somos culpables de los pecados de Sodoma, soberbia, saciedad de pan y abundancia de ociosidad! (Ez. 16:49).
    Tan pronto como nos damos cuenta de nuestra frialdad y esterilidad, podemos reclamar la promesa de 2 Crónicas 7:14, “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”. ¡La confesión es el camino que lleva al avivamiento!

Oh Espíritu Santo, el avivamiento viene de Ti;
Envía un avivamiento, comienza la obra en mí.
Tu palabra declara que suplirás  la necesidad.
Tus bendiciones ahora, imploro con humildad.
                                              — J. Edwin Orr


del libro DE DÍA EN DÍA (CLIE), lectura para el 4 de julio
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
LOS PATOS Y 
LOS CRISTIANOS ANCIANOS

Hace algunos años que unos biólogos en una reserva natural comenzaron a notar que la población de patos menguaba en su área. Estaban perplejos y no entendieron por qué sucedía eso. Entonces iniciaron unos estudios investigativos para descubrir la causa del problema.
    Un día dos de los investigadores jóvenes se acercaron a la reserva para comenzar su estudio. Eran personas bien formadas en su carrera, y entre los mejores biólogos en esa área. Al llegar para comenzar su investigación, observaron a un agricultor en el campo vecino, que reparaba la valla. Era un hombre anciano que había vivido allí largo tiempo. Siendo amigable, él se acercó a los biólogos para saludarles y charlar. Le informaron del estudio investigativo que comenzaban, expresando su deseo de hallar la causa del problema. Entonces el agricultor comentó: “Esto es interesante, pues he observado que hay cada vez menos patos. Para mí que es un zorro que los come”.  Los biólogos expresaron su desacuerdo y le aseguraron que los patos no forman parte de la dieta del zorro. “Bueno” replicó, “pueden hacer todos los estudios que quieran, pero ya les digo que el culpable debe ser algún zorro”.
    Después de hablar un poco más, se despidieron y cado uno volvió a su trabajo. Pero pasando el tiempo, y después de gastar mucho tiempo y dinero investigando el problema, los biólogos descubrieron que aquel agricultor anciano tenía razón. A fin de cuentas un zorro había sido causa de la pérdida de patos en la reserva.
    Esta historia verídica ilustra una tendencia observable en nuestra cultura hoy. Generalmente se les considera a las personas ancianas como no importantes, no como miembros productivos de nuestra sociedad. Las actitudes propagadas en los medios de comunicación y el mundo alrededor nuestro valoran el atractivo sexual, y la vida de los jóvenes y exitosos. Desafortunadamente, esas mismas actitudes han filtrado a muchas iglesias evangélicas y sí, aun en las asambleas. A los hermanos ancianos se les considera ignorantes, atrasados, de ideas fijas y no abiertos a ideas nuevas o cambios. Se oye decir a menudo que tales personas impiden el crecimiento y el progreso en las iglesias.
    Pero fallamos al no reconocer que Dios ha puesto a los hermanos ancianos en nuestro medio para liderar, guiar, enseñar y aconsejarnos. El hecho de no entender algún aparato moderno no les decalifica de las tareas que Dios les ha encargado. Los creyentes piadosos y ancianos tienen un tesoro de conocimiento y experiencia para compartir con los que somos más jóvenes en el Señor. La Biblia nos dice que los jóvenes deben estar sujecto a los ancianos, y que las mujeres ancianas deben enseñar a las jovencitas las cosas prácticas de la vida (1 P. 5:5; Tit. 2:3-5). No debemos despreciar ni descartar lo que tienen que decirnos. Haríamos bien en consultar, escuchar y sopesar los consejos recibidos de ellos. Los hermanos más ancianos tienen una tremenda responsabilidad delante del Señor. ¿Cuándo fue la última vez que visitaste a uno de esos hermanos u orabas por ellos?
    En 2 Crónicas 10:8 leemos acerca del rey Roboam: “Mas él, dejando el consejo que le dieron los ancianos, tomó consejo con los jóvenes que se habían criado con él”.  Si seguimos leyendo, hallamos que el reino de Roboam fue un fracaso. No era un rey sabio. El pueblo del Señor debe reconocer las consecuencias de despreciar a nuestros hermanos y hermanas de más años, como hace el mundo.
    El viejo agricultor tenía sabiduría que no procedía de libros sino de la experiencia durante años. Los cristianos ancianos tienen mucho que ofrecer a los creyentes más jóvenes y menos experimentados. Debemos atender a lo que nos tienen que decir. 

Scott Wagner, de la revista “Milk & Honey” (“Leche y Miel”), abril 1990
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -  
 
  "No Erréis"

Dice 1 Corintios 6:9-10, "No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios". Las palabras "no erréis" advierten la posibilidad de equivocarse.
    En el verano del 2013 el "Papa" dijo: ¿Quién soy yo para juzgar a los gais?" Se refería a los homosexuales: los afeminados, los que se echan con varones, los sodomitas (1 Ti. 1:10). Pero esto no significa que nadie los puede juzgar, ni que hay que aceptarles. Dios no admitirá al cielo a los nombrados arriba. Y lo que es inadmisible en el cielo, no se puede admitir tampoco en la iglesia, que es la casa del Dios viviente.
    Pero hoy en día en las iglesias evangélicas también hay ese error de no juzgar al pecado, de pasar por alto, tolerar, comprender y ser misericordioso con pecadores no arrepentidos. ¿Qué hacen fornicarios y adúlteros en comunión? ¿Cómo es que los ladrones, avaros, borrachos, maldicientes y estafadores pueden ser miembros de iglesias, tomando comunión, y algunos de ellos llevando a cabo ministerios? Escuchamos el eco papal, "¿quién soy yo para juzgar?"
    Claro, Dios es quien juzga a los pecadores, pero cuando Él indica cuál es Su actitud y sentencia, debemos decir: "Amén" y no permitir en Su casa lo que Él no permite. "No erreis", porque tolerarlo no es bueno, no es ser misericordioso. Es error y pecado. Porque si no juzgamos el pecado, nos ponemos en contra de Dios.                                                                                        
Carlos   
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -  
AY DE LOS QUE SE LEVANTAN DE MAÑANA PARA SEGUIR LA EMBRIAGUEZ; QUE SE ESTÁN HASTA LA NOCHE, HASTA QUE EL VINO LOS ENCIENDE! Y EN SUS BANQUETES HAY ARPAS, VIHUELAS, TAMBORILES, FLAUTAS Y VINO, Y NO MIRAN LA OBRA DEL SEÑOR. POR ESO ENSANCHÓ SU INTERIOR EL SEOL, Y SIN MEDIDA EXTENDIÓ SU BOCA; Y ALLÁ DESCENDERÁ LA GLORIA DE ELLOS, Y SU MULTITUD, Y SU FAUSTO, Y EL QUE EN ÉL SE REGOCIJABA”.
                                                            Sagrada Biblia, Isaías 5:11-14

Si desea saber más de la Palabra de Dios, ella es expuesta y estudiada cada domingo y jueves en este local de reunión. Acuda y aprenda con nosotros.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


 JEHOVÁ = JESUCRISTO

Esto está dedicado al que desea escudriñar las Escrituras "para ver si estas cosas son así" (Hechos 17:11), y al que cree a Dios antes que a los hombres o las organizaciones. Respecto a los demás, lo presente se presta para tapar la boca de los contumaces, los habladores de vanidades y los engañadores.
    Ofrecemos lo siguiente como guía de estudios para aquel que quiere abrir la Biblia e investigar por su propia cuenta, sin que ninguna religión ni organización humana le dicte cómo pensar. Pide a Dios mismo que te ayude a entender la verdad y se muestre a ti a través de Su Palabra. Entonces, tomando la Sagrada Biblia (no otros libros ni revistas), busca en ella y lee los versículos, estudia el contexto (lo que viene antes y después), y apunta a quién el texto hace referencia en los pasajes siguientes:

1.  ¿Quién es el Rey de Reyes y Señor de Señores?
    Deuteronomio 10:17; Salmo 95:3
    Apocalipsis 17:14; 19:13-16

2.  ¿Quién fue traspasado?
    Zacarías 12:8-10
** [La llamada “Traducción del Nuevo Mundo” cambia la palabra "mí" en este versículo por "Aquel". Esto pervierte el sentido original dado por Dios y aceptado por todos durante más de 2.400 años.]
    Juan 19:34-37

3.  ¿Quién es el Primero y el Último?
    Isaías 41:4; 44:6; 48:12; Apocalipsis 22:13
    Apocalipsis 1:17-18

4.  ¿Quién es el Alfa y la Omega?
    Apocalipsis 1:8; 21:5-7; 22:12-16
    Apocalipsis 22:16
   *  [En la lectura no hay evidencia de un cambio en el que habla entre los  vv. 12-16, pero en todo caso el "Alfa y la Omega" y el "Primero y el Último" es la misma persona según el 22:13.]
   ** [Es de notar que en algunas traducciones de Ap. 1:11 no aparece la frase: "yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último", tal como está en la versión Reina-Valera. Por ello no la citamos aquí.]
 
5.  ¿Quién es el Creador?
    Génesis 1:1; Isaías 40:28; 43:1,15
    Colosenses 1:13-16
  * [Los T. J. introducen "[las otras]" ante "cosas" en el v.16 (2 veces en la Trad. del N.M.), y dan un sentido que no está en el original. Las meten allí debido a su presuposición.]
    Nota además a quién se dirige en estos dos pasajes:
    Salmo 33:6, 9; 102:25-27
    Hebreos 1:10-12
   * [Si miramos al v. 8, entenderemos de quién está hablando.]

6.  ¿Para quién preparó un camino Juan el Bautista?
    Isaías 40:3; Malaquías 3:1
    Lucas 1:76; 3:4-6; Marcos 1:2-3

7.  ¿Quién es la Piedra de Tropiezo?
    Isaías 8:12-14
    1 Pedro 2:4,7-8

8.  ¿Quién es el Redentor?
    Isaías 41:14; 43:14; 44:6; Job 19:25
    Gálatas 3:13; Hebreos 9:12; Apocalipsis 5:9

9.  ¿Quién es el Único Salvador?
    Isaías 43:3,11; 45:21; Oseas 13:4; Lucas 1:47;
    1 Timoteo 4:10; Tito 1:3; 2:10; 3:4; Judas 25
    Lucas 2:11; Juan 4:42; Hechos 5:31; 13:23; Tito 1:4; 2:13;
    2 Pedro 1:1; 2:20; 3:2,18

10.  ¿Quién es el Rey de Gloria?
    Salmo 24:8-10; Isaías 42:8 (Nota a quién le pertenece la gloria)
    1 Corintios 2:8; Santiago 2:1; Judas 24,25;
    1 Tesalonicenses 1:12

11.  ¿Quién puede perdonar pecados?
    Salmo 25:18; 32:5; 130: 3-4; Isaías 43:25
    Marcos 2:5-11; Lucas 5:24; 7:47-49

12.  ¿A quién deben santificar los creyentes?
    Isaías 8:13
    1 Pedro 3:15

13.  ¿Quién subió a lo alto llevando cautiva la cautividad?
    Salmo 68:18
    Efesios 4:7-8

14.  ¿Quién es la Roca de salvación?
    Deuteronomio 32:3,4,12,15,18,31;
    2 Samuel 22:32,47; 62:2,6
    1 Corintios 10:4; Romanos 9:33; 1 Pedro 2:4-8

15. ¿Quién escudriña las mentes y prueba el corazón de los hombres?
    Jeremías 17:10
    Apocalipsis 2:23

16.  ¿En nombre de quién obtenemos salvación?
    Joel 2:32
    Hechos 2:21; 4:11-12; Romanos 10:9,13

17.  ¿Quién es el Inmutable de la eternidad?
    Malaquías 3.6; Salmo 102:25-27; Miqueas 5:2
    Hebreos 1:2; 13:8; Mateo 2:6 [cumple la profecía en Miqueas 5:2]

18.  ¿Las palabras de quién permanecerán para siempre?
    Isaías 40:8; 59:21;
    Mateo 24:35 [No dice "estas palabras", sino "mis palabras"]

19.  ¿Quién es el YO SOY?
    Éxodo 3:14; Isaías 41:4; 43:10; 46:4,9
    Marcos 14:62; Juan 8:24,58; 13:19; 18:5,6,8

20.  ¿Ante quién se doblará toda rodilla?
    Isaías 45:22-23
    Filipenses 2:10

21.  ¿A quién pertenecen los ángeles y a quién deben adorar?
    Salmo 91:11; 103:19-21; 148:2; Mateo 4:6; Hebreos 1:7
    Mateo 13:41; 24:31; Hebreos 1:6

22.  ¿Quién tiene poder sobre la muerte y la resurrección?
    Deuteronomio 32:39; 1 Samuel 2:6
    Juan 2:19-21; 10:17-18; 11:25,43; Apocalipsis 1:18

23.  ¿De quién deben testificar los creyentes?
    Isaías 43:10,12; 44:8
    Juan 15:27; Hechos 1:8

24.  ¿Quién estuvo en medio de los israelitas?
    Éxodo 33:15-17; Números 21:6-7
    1 Corintios 10.4,9,21,22

25.  ¿Quién vendrá al Monte de los Olivos?
    Zacarías 14:3-4
    Hechos 1:11-12

 
continuará, d.v. en el número siguiente



sábado, 30 de mayo de 2015

EN ESTO PENSAD -- junio 2015

La Cizaña

Texto: Mateo 13:24-30

El otro día hablé con un vecino después de que los Testigos de Jehová estuvieron repartiendo en todo nuestro barrio. A él se le ha muerto la esposa, y antes había tenido a varias personas hispanoamericanas trabajando en su casa, personas que decían que eran cristianos evangélicos, pero no daban muy buen testimonio en su trabajo. Es una lástima, porque mi vecino y su familia son católicos de toda la vida, y nunca han conocido otra cosa. Por desgracia, el único contacto que han tenido con gente así ha resultado una experiencia negativa.
    Así que hablando, él me preguntó si soy Testigo de Jehová, y por supuesto le dije que no, sino cristiano evangélico. Entonces dijo que había visto en la tele cosas raras de los evangélicos, como que gritan en sus reuniones, la gente se desmaya y cae al suelo, etc. Pero le expliqué que nosotros no de éstos, y cómo somos y qué creemos. Le expliqué que hay orden en nuestras reuniones, que no tenemos escenas de descontrol ni desorden, que hay himnos, luego un hermano da un estudio en la Palabra de Dios, que no se levantan las mujeres chillando, hablando de visiones ni nada así.Y aclaradas estas cosas, él se fue.
    Todo esto me hizo pensar en esta parábola, porque demuestra que no todos los que dicen son. 1 Juan 2:19 dice: “salieron de nosotros, pero no eran de nosotros”. En la parábola aquí en Mateo 13 aprendemos que en el campo siempre habrá problemas porque el enemigo está allí. Todo lo que es presentado aquí sucede en el mismo terreno. El campo es el mundo, y el príncipe del mundo es Satanás. La cizaña brota en el mismo campo que el trigo, se parece al trigo, sobre todo al principio, y crece a la par con el trigo e incluso más rápido, porque no lleva nada de valor. Sube pronto y es quizás más vistosa pero no tiene nada al final. Su trayecto es corto y termina siendo desechada.
    Alguien pregunta: “¿Cómo pudo ser sembrada?”  La respuesta es que el enemigo busca el momento oportuno para hacerlo y lo halló como dice el versículo 25, “mientras dormían los hombres”. Uno no puede vigilar cuando duerme, así que dormido es no orar, ni vigilar, ni velar. Es una condición espiritual en la que uno no lee ni conoce la Palabra de Dios, ni juzga bien, ni discierne. Todos los gatos son pardos. Todo le parece más o menos bien. El versículo 39 explica que el enemigo es el diablo y trabaja con astucia para meter entre el trigo algo que confunde y no tiene valor: la cizaña.
    Hoy en día muchas iglesias piensan que si hay música bonita pues todo está bien. Todos se sienten bien. A la gente le gusta y por eso viene, y viendo a la gente allí piensan que todo anda bien. No tengo nada contra el uso piadoso de música, pero de eso no se trata, sino de música para divertirse y crear ambiente. Pero los que así proceden se equivocan. Sólo se emocionan carnalmente, es algo de sentimientos, no de espíritu. Se sienten bien, levantan las manos, mueven los cuerpos con el ritmo de la música y piensan que Dios está en todo esto, pero no siguen al Señor. Son cizaña – las denominaciones, religiones, sectas, cada uno con sus cosas, cada loco con su tema, y en iglesias así hay para todos los gustos menos los del Señor y los que le siguen. Al final todo eso está destinado a ser quemado. Se alegran de tener locales llenos, pero ¿de qué? ¡De cizaña! Uno que no sabe puede mirar un campo de cizaña y pensar que está viendo un campo de trigo. Pero al final la cizaña dará su fruto, y el trigo el suyo.
    Al trigo le cuesta su tiempo llegar a la madurez. No da fruto en seguida, sino cuando sea el tiempo. Pero la cizaña viene y se va y no da ningún fruto. ¿Cuántos hemos visto entrar, profesar fe, incluso bautizarse y luego desaparecer sin dar ningún fruto? Muchos. No todo el que profesa ser creyente lo es. La cizaña parece como trigo pero no lo es.
    El Señor no la arranca todavía, sino que la deja crecer, pero en el mundo, no en la iglesia. Recordemos: el campo es el mundo. Sin embargo, hoy muchas iglesias permiten la cizaña y muchas no hacen ninguna distinción entre el que profesa y el que cree.
    ¡Cuán importante es cuidarnos de aun los desvíos pequeños! Por desviarse un avión sólo un punto de la brújula, no llega a su destino. A corto plazo parece poca cosa pero cuanto más lejos anda más grande es la diferencia y la desviación. Al final en lugar de llegar a su ciudad de destino se estrella en el mar. Hoy en las iglesias evangélicas dicen que hay doctrinas que no son importantes, que son pormenores, pero no lo son. Cuidado con el desvío más pequeño porque conduce a errores más grandes. El Espíritu Santo, dijo el Señor, nos guia a toda la verdad, y lo hace mediante la Palabra inspirada.
    Debemos orar siempre, pidiendo la guía del Señor, y estar mucho en Su Palabra, leyendo, estudiando, meditándola y poniéndola por obra. Debemos rodearnos de los que tienen una fe igualmente preciosa, como dice 2 Pedro 1:1. Debemos tener cuidado de nosotros mismos y de la doctrina. Necesitamos discernimiento y firmeza hasta que venga el Señor. Que Él nos ayude. Amén 

de un estudio dado por Lucas Batalla
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -   
 ¿BUDA o JESUCRISTO?


El budismo es una religión antigua algo parecida al hinduismo de donde salió. Viene del estado de Bihar en la India. El budismo no acepta las castas y las vedas (las escrituras hindúes), pero sí busca la nirvana. Originó con Sidarta Guatama Buda (“buda” es un título, que significa “iluminado”). Nació en 560 a.C. Un día salió del palacio de su padre y fue profundamente impactado por el sufrimiento y la pobreza que vio. Hizo “la gran renuncia”, abandonando su familia y vida cómoda, para vagar en busca de la iluminación espiritual y la sabiduría. Profesó haber alcanzado la nirvana durante siete días de meditación debajo de una higuera. Por supuesto que no existe ninguna prueba de sus afirmaciones. A partir de entonces, y comenzando con su “sermón de Benarés” enseñaba a la gente a evitar los extremos: los placeres, los lujos, la tortura y el dolor. Enseñaba que hay que seguir lo que llamaba el “noble sendero óctuple”, de las ocho virtudes que conducen al nirvana: la iluminación que trasciende todo sufrimiento y logra la paz. Los budistas tratan de ser equilibrados, pacíficos y ocuparse de buenas obras. Según el erudito Dr. John Noss: “No hay en el budismo ninguna Persona Soberana en los cielos manteniéndolo todo unido”.
    PERO la Biblia afirma que Dios existe y no hay más dioses (Is. 45:22). El Salmo 14:1 declara: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios”. No sólo existe, sino que es el Creador de todo (Gn. 1:1) y sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder (He. 1:3). Él se reveló a lo seres humanos en Jesucristo (Jn. 1:1-14). Dios ha establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto, el juicio (He. 9:27). No hay karma, ni reincarnación, ni nirvana. El Señor Jesucristo es el único Salvador (Hch. 4:12) de la humanidad. Él es el camino, la verdad y la vida (Jn. 14:6) y el único acceso al Padre, al cielo (Jn. 14:6). Los que creen (confían) en el Señor Jesucristo serán salvos. Jesucristo declaró: “Nadie viene al Padre sino por mí”. ¡Buda se equivocó!
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

EL ÚNICO LIBRO PARA LA VIDA ETERNA

No falta material para leer. Los periódicos nos dan las noticias. Las novelas nos divierten. Los libros de texto nos educan. Hay muchísimos libros en el mundo. Algunos enseñan matemática, otros ciencia, otros filosofía, otros historia, otros lengua, otros religión y muchas otras cosas. Hay de todo, y para todos los gustos.
    Dicen que en España hay dos libros que están en casi todas las casas, pero que casi nadie los lee: la Biblia y el Quijote. Don Quijote de la Mancha es famoso, pero la Biblia es el único libro para la vida eterna.
    Así que, si lo que se busca es la vida eterna, sólo hay un libro que leer: La Sagrada Biblia. Ella es el libro de Dios. Sólo hay que leerla para darse cuenta de que no es un libro cualquiera. Nos da la mejor educación, porque nos enseña lo que somos en el interior, el porqué de los problemas y cuál es su solución. Nos explica cosas que serían imposibles de saber sin la Biblia. Habla del cielo y del infierno, de Dios y del diablo, del problema del pecado y de cómo obtener el perdón y la vida nueva.
    JUNIO ha sido designado: “el mes del libro” y en Madrid hay una gran feria del libro. Bien, pero todos los meses son buenos para leer algo que tanto bien puede hacerle. Obtenga una Biblia y comience a leerla. Es un libro compuesto de 66 libros, desde Génesis hasta Apocalipsis. ¿Sabía que el apóstol San Juan pronunció una bendición sobre los que leen el libro de Apocalipsis? Así es. Y el mismo apóstol dijo en el Evangelio según S. Juan que el propósito de lo que escribió es que los lectores crean y tengan vida eterna. La Biblia está llena de promesas y bendiciones, pero hay que leerla para encontrarlas.
   
Si lo hace, comenzará a descubrir cosas maravillosas. No se quede con las ganas. Hágalo. Apaga la tele y el internet, y lee un buen libro: la Biblia.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 LA GENEROSIDAD


Dios es generoso, no mezquino, y Él quiere que también Su pueblo sea generoso, no mezquino. Decía William MacDonald que un cristiano mezquino es una contradicción, porque la mezquindad viene del egoísmo, del amor propio. Un cristiano egoísta y mendigo, que piensa en lo que podría obtener de los demás, en lugar de lo que podría dar, no refleja la imagen de Cristo. El Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar (Mr. 10:45). A pesar de que Dios es generoso, y que nos gusta que Él sea así con nosotros mismos, la obsesión con recibir en lugar de dar parece ser un problema perenne con el pueblo de Dios.
    Cuando Dios redimió a Su pueblo, sacándolo de Egipto, lo enseñó a ofrendar: Dice Éxodo 35:5, “Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová”. Al hablar de la ofrenda para el Tabernáculo, la enfocó como asunto del corazón (véase 2 Co. 9:7), como lo es también la generosidad. La raíz del asunto está en el corazón. El pueblo dio de tal manera que sobró material. En Éxodo 36:6-7 leemos: "Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más; pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba". No se escuchan anuncios de este tipo hoy en día porque faltan recursos para la obra y los obreros del Señor en muchos lugares. No es que no haya ofrendas, porque las tomamos cada domingo. Tal vez faltan generosos de corazón, o falta consagración al Señor, o falta la disposición a sacrificar, o falta amar a Dios por encima de todas las cosas.
    D. Ernesto Trenchard dijo (en su libro: Arimética Divina), que en manos de los hermanos españoles había ampliamente todo lo necesario para la obra de Dios en España. No es necesario buscar ayuda fuera del país. El problema hoy no es tanto la escasez de recursos, sino la falta de generosidad en la obra de Dios. Muchos piensan que los ricos deberían dar y costear la obra de Dios. Pero en 2 Corintios 8:1-5 los que destacaron por su ofrenda eran los pobres macedonios. Los pobres también deben ser generosos, y no pensar en recibir sino en dar. Cada uno debe ser generoso, consagrado y sacrificado, y no mirar a otros esperando que ellos lo sean.
    Pasamos a 2 Crónicas 29:31 donde leemos: “Y la multitud presentó sacrificios y alabanzas; y todos los generosos de corazón trajeron holocaustos”.  Durante el reino de Ezequías hubo un gran avivamiento, y uno de los resultados se mostró en los sacrificios presentados al Señor. Vemos la generosidad de los que trajeron holocaustos – la ofrenda enteramente dedicada al Señor – como evidencia de la obra del Espíritu de Dios en ellos. La clave de la generosidad no está en la cantidad de los recursos, sino en la actitud de corazón.
    Proverbios 11:25 promete: “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado”. Aquí entra en el interior del ser humano para descubrir de dónde viene la generosidad. Comienza en el alma con una actitud y un deseo, y luego se manifiesta en dádivas generosas, tan generosas que sacian a los que tienen necesidad. Esto no es una ofrenda simbólica, pues usa la palabra "saciar". Hay una diferencia entre el que está saciado y el que todavía tiene hambre. Cuando vemos a los que han salido para predicar el evangelio viviendo sin tener a penas sus necesidades básicas cubiertas, pasando necesidad y escasez, en lugar de estar saciados por nuestras ofrendas, debemos preguntarnos cuál es el motivo de nuestra ofrenda. Ironside habla del diácono que dijo al Señor: "Mantén a Tu siervo humilde y yo le mantendré pobre".  Es triste, pero hay personas que podrían dar más, podrían quitar a otros de la pobreza, pero no lo hacen. Ofrendan, pero los mantienen pobres. ¿Cambiaríamos lugar con aquellos que mantenemos viviendo de mano a boca? Puede que Dios castigue con escasez a los que teniendo, no son generosos.
    Isaías 32:8 dice: “Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado”. Aquí vemos que la generosidad está en los pensamientos. Allí comienza y se manifiesta en los hechos. Es primero un pensamiento, un deseo e inclinación del corazón. Él que lo desee encontrará cómo llevarlo a cabo. El ser humano por naturaleza es más generoso consigo mismo que con los demás. Pero, ¿cómo nos gustaría si Dios nos diera de la forma que procedemos con Él, dándonos lo mínimo o ni siquiera esto?
    2 Corintios 8:2 nos cuenta acerca de los macedonios: “...que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad”. Observamos que la pobreza no es excusa para no ser generoso. Los pobres macedonios manifestaron “riquezas de su generosidad”. La generosidad de los pobres tal vez no sea tanta como la de los ricos, pero realmente en la historia de la obra del Señor han sido los pobres, no los ricos, quienes han apoyado la obra. Muchos ricos dan de sus riquezas”, pero no según sus riquezas. Cuando en el evangelio leemos de cómo el Señor miró las ofrendas en el templo, y "muchos ricos echaron mucho", recuerda que Él dijo que la pobre viuda había dado más que todos ellos. Esto fue porque después de ofrendar, les quedaba mucho, dieron de lo que les sobró.  El que no ofrenda según y más allá de sus posibilidades, no necesita depender del Señor porque tiene mucho más guardado. Pero la viuda ofrendó por fe, echó todo lo que tenía. Hay algunos hermanos pobres que son como aquella viuda. Dios no sólo ve la cantidad sino la proporción. Pero hay muchos otros pobres que no son como aquella viuda. Se disculpan diciendo: “soy pobre”. Piensan que toca a otros ser generosos, no a ellos. Esto es un error y tal vez también un pecado.
    En 2 Corintios 9:5 Pablo escribe: “Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra”. Los corintios prometieron ayudar con una ofrenda a los pobres en Jerusalén, pero no llevaron a cabo con prontitud su promesa. Pensemos en esto, que Dios escucha nuestros promesas de ayuda a los hermanos, y Él quiere que seamos generosos, no simbólicos, en hacerlo.
    En 2 Corintios 9:6 leemos la promesa: “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. Es un principio: la ley de la siembra y la cosecha. Si somos escasos, no generosos, en la ofrenda, echando cualquier monedita allí en lugar de preparar y traer una ofrenda generosa como sacrificio a Dios, pués Él lo tendrá en cuenta luego con nosotros. Allí vemos a veces nuestra doblez. Queremos que Dios nos dé de modo que supla nuestra necesidad, y sabemos que Él puede. ¿Pero, hermanos, ofrendamos así?
    La exhortación a los ricos en 1 Timoteo 6:18 es: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos”. Dios habla así a los ricos y no se equivoca. Suelen amar sus riquezas y desear siempre tenerlas. Por eso su tendencia al ofrendar es dar lo que no necesitan, y que realmente pueden vivir bien sin ella. Aunque los demás con menos recursos podrían considerar grande la ofrenda del rico, por la cantidad, recuerda, Dios mira la proporción, la relación entre lo que dan y lo que les queda. Sabe cuánto les queda en sus cuentas y sabe si han sido generosos según sus posibilidades. Ricos en buenas obras significa muchas buenas obras. Dadivosos significa muchas dádivas, continuamente como práctica y norma de su vida, y generosos significa que den de acuerdo con sus posiblidades que son mayores que los demás. Es el uso correcto de los bienes, para el Señor en el tiempo presente, y no haciendo tesoros en la tierra (Mt. 6:19-21).
    En Hechos vemos que "todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido" (Hch. 4:34). En lugar de comprar y adquirir más casas, tierras, vehículos, etc. de lo que necesitamos, podríamos vender algo de nuestros bienes y traer el precio como ofrenda. Por ejemplo, con lo que algunos gastan en viajes y vacaciones, o simplemente cosas como televisores de gran pantalla, algunos pobres siervos de Dios tendrían cubiertas sus necesidades económicas y podrían obtener materiales evangelísticos.
    Al leer estos textos vemos claramente que en nuestros días tantos pobres como ricos necesitan arrepentirse de la falta de generosidad, y ser imitadores de Dios en este hermoso atributo Suyo. Dios ama al dador alegre, y le agradaría ver ese espíritu otra vez en las iglesias.
    El libro de Malaquías nos enseña que Dios no puede bendecir a un pueblo tacaño y mezquino porque no le honra con sus ofrendas. Él es Dios grande, y nuestras ofrendas deben reflejar que apreciamos esto. Pero es más, porque si no ofrendamos como debemos, le estamos robando, y esto es pecado. Robamos a Dios cuando no suplimos lo suficiente para Su obra y Sus obreros. Queremos que Dios nos dé billetes, pero no le ofrendamos los nuestros, sino sólo monedas. Queremos que Él sostenga a Sus obreros, pero no queremos ofrendar abundancia para esto. Queremos que Él abra las ventanas del cielo y derrame bendición, pero no queremos abrir nuestros bolsillos y cuentas para derramar ofrendas (Mal. 3:10).
    Proverbios 3:9 nos llama a honrarle con las primicias de todo. Las ofrendas no son cosas para cumplir, echando algo en la bolsa, sino son una oportunidad para honrar al Dios que puede ver muy bien las cuentas de cada uno, y la actitud con que ofrenda (2 Co. 9:7).
    Nuestro Señor Jesucristo, en Lucas 6:38, mandó así: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Hermanos, ¿realmente podría el Señor decir de nosotros lo que dijo de la mujer que ungió Sus pies con su perfume? "Esta ha hecho lo que podía" (Mr. 14:8). Esto está entre cada uno y Dios, claro, pero, cuando ofrendas, ¿puede el Señor decir esto de ti? Aunque hayas ofrendado mucho, ¿podías haber hecho más? ¿Hemos sido generosos como individuos y como asambleas? Damos para saciar, o sólo para un bocado? ¿Damos como nos gustaría recibir? (Lc. 6:31). Si es así, ¡gloria a Dios!
    Pero donde no ha habido la debida generosidad con el Señor a nivel personal, debemos postrarnos arrepentidos y confesarlo con el pecado de egoísmo, mezquindad, falta de fe y amor al dinero. Donde no ha habido generosidad a nivel de congregación, sería bueno convocarla para que haya un acto de arrepentimiento público, confesando y apartándose de este pecado, y presentando al Señor ofrendas generosas. Amados hermanos, no pongamos más excusas ni explicaciones para justificarnos. Dios es generoso. Si somos de Su familia, y Su Espíritu opera en nosotros, debemos ser generosos como nuestro Padre celestial. No hagamos tesoros en la tierra (Mt. 6:19-21), ni nos afanemos, porque: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (Fil 4:19).
Carlos Tomás Knott
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
 VISITA NUESTRAS OTRAS PÁGINAS
ww.berealibros.wix.com/asambleabiblicabetel
www.berealibros.wix.com/editorialberea
http://estudios-lucas-batalla.blogspot.com.es
http://carlosdiscipulo1.blogspot.com.es
 
TAMBIÉN EN FACEBOOK: editorial.berea
en inglés:  http://truedisciple1.blogspot.com


viernes, 1 de mayo de 2015

EN ESTO PENSAD -- mayo 2015

PREPARA A LOS HERMANOS 

William MacDonald 

“A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio” (Efesios 4:12).


Aquí tenemos una perspectiva revolucionaria del futuro. Los dones  que se mencionan en Efesios 4 son dados para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio. Tan pronto como los santos puedan ejercerlo, el don podía avanzar.
    Esto quiere decir que el éxito en la obra cristiana consiste en realizar el trabajo en el tiempo más corto posible. Después hay que buscar nuevos mundos por conquistar.
    Así lo hizo Pablo. Por ejemplo, fue a Tesalónica, predicó a los judíos por tres sábados y dejó tras sí una congregación funcionando. Pablo rompió el récord en lo que respecta a la velocidad con la que estableció esta obra y no cabe duda  de que se trató de una excepción. El tiempo más largo que Pablo pasó predicando en un lugar, al parecer, fue de dos años; esto sucedió en Éfeso.
    Dios no ha dispuesto que Sus santos dependan perpetuamente de cualquiera de los dones mencionados. Los dones son prescindibles. Si los santos pasaran el tiempo escuchando sermones solamente, nunca se  comprometerían en la obra del servicio ni se desarrollarían espiritualmente lo suficiente y el mundo no podría ser evangelizado de la manera en que Dios se lo ha propuesto.
    William Dillon decía que un misionero extranjero de éxito jamás tiene un sucesor extranjero. Esto es verdad también en lo que respecta a los obreros en su tierra natal, cuando la tarea de un obrero llega a su fin, los santos deben tomar su lugar y no comenzar a buscar a otro predicador.
    Con mucha frecuencia los predicadores vemos nuestro cargo y función como algo para toda la vida. Pensamos que nadie podría hacer la obra tan bien como nosotros. Justificamos nuestra permanencia porque imaginamos que si nos marcháramos la comunidad se desalentaría y vendría a menos. Nos quejamos de que otros no pueden hacer las cosas como se debe y que no son de fiar. Pero el hecho es que deben aprender y para eso hay que darles la oportunidad. Tenemos que entrenarles, delegar responsabilidades y después evaluar el progreso.
    Cuando los santos llegan al punto donde creen que pueden continuar sin la ayuda de un predicador especial o maestro, no hay razón para estar malhumorados o guardar resentimiento. Más bien debe ser motivo de celebración. El obrero queda en libertad para ir a donde más se le necesita.
    No está bien que la obra de Dios se construya y dependa permanentemente de un hombre, no importa cuán dotado esté para el ministerio. Su meta principal debe ser multiplicar su eficacia edificando a los santos hasta donde ya no necesitan de él. En un mundo como el nuestro donde hay tantos lugares en los que su presencia es importante, es imperativo que continúe trabajando en la obra del Señor y para Su gloria.

de su libro DE DÍA EN DÍA, (CLIE) lectura para el 22 de febrero
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
¡Qué Desperdicio!
"Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud" (Lam. 3:27).

Es triste ver en algunas iglesias la poca visión para el futuro que tienen los hermanos responsables. Es demasiado común la idea de que los jóvenes sólo deben  asistir fielmente a las reuniones, y esperar hasta que fallezcan los ancianos para luego tener oportunidad para servir. Pero, si pasan los años así, cuando llegue la oportunidad habrán echado a perder los años de jóven adulto que son tan útiles para servir. Habrán dado sus fuerzas y talentos a otras cosas. Parece que todo el mundo reconoce la importancia de entrenar y adiestrar a los jóvenes para servir, excepto en iglesias donde algunos se ocupan de mantenerlos sentados sin hacer nada. Es una gran pérdida de un recurso que Dios ha dado, y seguramente el Señor juzgará ese desperdicio de recursos y oportunidades en el tribunal de Cristo. Pablo tuvo a hombres jóvenes como Timoteo y Tito a su lado y aprendieron a servir. En su juventud esos hombres llevaron más responsabilidad e hicieron más trabajo que algunos con dos o tres veces más años. Si no estás discipulando a un joven, estás desperdiciando un gran recurso, ¡una vida! El mundo quiere a los jóvenes. La mili los quiere, las escuelas los quiere, las impresas los quiere, y algo van a hacer más que sentarse toda la vida observando a otros. ¡Sin más demora, acojamos a los hermanos jóvenes para enseñarles personalmente y permitémosles servir al Señor. A nuestro lado, y con supervisión e instrucción, de acuerdo, ¡pero que aprendan y trabajen ya!       
                                              
Carlos
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
“Conquista la Voluntad del Niño”
Consejos de Susanna Wesley a su hijo Juan Wesley

Para formar la mente de los niños, la primera cosa que hacer es conquistar su voluntad y traerlos a una disposición obediente. Informar el entendimiento es un trabajo que requiere su tiempo, y con niños debe proceder lenta y gradualmente según puedan soportarlo.  Pero la sujeción de la voluntad es algo que debe hacerse en seguida, y cuanto antes, mejor. Porque si descuidamos la corrección a tiempo, ellos contraerán una terquedad y obstinación que después a penas serán conquistadas, y nunca sin usar tal severidad que sería tan dolorosa a mí como al niño. En la estimación del mundo pasan por benignos e indulgentes aquellos a quienes yo llamo padres crueles, que permiten que sus hijos formen hábitos los cuales ellos saben que después tendrán que ser quebrantados. Además, algunos son tan neciamente dispuestos como para enseñar en broma a sus hijos a hacer cosas que más tarde los castigarán severamente si los hacen.
    Cuando un niño es corregido, debe ser conquistado; y esto no será muy difícil si no se ha vuelto cabezón debido a demasiada permisividad. Y cuando la voluntad del niño es totalmente sojuzgada, y traída a reverenciar y respetar a sus padres, entonces puede evitarse muchas de sus tonterías e inadvertencias. Algunas inocentadas deberían ser pasadas por alto sin echarles cuenta, otros comportamientos incorrectos reprendidos suavemente, pero ninguna transgresión voluntariosa debe serles perdonado a los niños sin castigo, más o menos según la naturaleza y circunstancias de la ofensa.
    Insisto en esto: hay que conquistar siempre la voluntad de los niños, porque es el único fundamento fuerte y razonable de una educación religiosa, y sin esto tanto precepto como ejemplo serán ineficaces.  Pero cuando sea bien hecho, entonces el niño es capaz de ser gobernado por la razón y piedad de sus padres, hasta que su propia comprensión llegue a la madurez y los principios de la religión se arraiguen en su mente.
    Aún no puedo despedir este tema. Debido a que la voluntad propia es la raíz de todo pecado y miseria, cualquier cosa que favorezca o nutra esta voluntad en los niños asegura su mal estar y falta de piedad en el futuro. Lo que sirva para parar y hacer morir la voluntad propia también promueve su futura alegría y piedad. Esto está todavía más claro si consideramos además que la religión no es otra cosa que hacer la voluntad de Dios y no la nuestra.  El gran impedimento singular a nuestra felicidad temporal y eterna es esta voluntad propia, así que ninguna indulgencia de ella puede ser trivial, y ninguna negación de ella carece de beneficio. El cielo y el infierno dependen sólo de esto. Por esto, el padre o la madre que estudia sojuzgarla en sus hijos, colabora con Dios en la renovación y salvación de un alma. Los padres que tratan con permisividad e indulgencia a sus hijos hace el trabajo del diablo, hacen impracticable la religión, inaccesible la salvación, y hacen todo lo posible para condenar para siempre a sus hijos, alma y cuerpo.
 _______________________________
Susanna Wesley tuvo 19 hijos, de los cuales son Juan y Carlos a quienes conocemos como predicadores del evangelio y compositores de himnos. Ella escribió estas y muchas otras instrucciones a su hijo Juan, las cuales aparecen en el libro The Journal of John Wesley (“El Diario de John Wesley”), Moody Press. 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
"El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige" (Pr. 13:24). "Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma" (Pr. 29:17). 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 
El Consejo de María
En el Evangelio según S. Juan leemos de la fiesta de boda en Caná de Galilea. Allí María enfatizó la importancia de Jesús, su Hijo, y de Sus palabras. Observando que se había acabado el vino, y que ella misma no podía hacer nada, lo dijo a Jesús, al único que podía hacer algo. María, entonces, dio a los siervos un consejo, o bien podríamos decir, un mandamiento que todos debemos considerar. “Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere” (S. Juan 2:5).
    Es la única vez en la Biblia que María da un consejo o mandamiento, y ciertamente todo católico romano, y sobre todo el que es devoto de María, debe hacer caso de sus palabras: “Haced todo lo que os dijere”. Puesto que todo buen católico romano tiene como meta y esperanza el ir al cielo, vamos a mirar en la Biblia para seguir el consejo de María: ver lo que Jesucristo dice, y hacerlo.

JESUCRISTO DIJO que Él es el único que puede ser nuestro Salvador, esto es, el único camino al cielo. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (S. Juan 14:6).
NO DIJO que confiáramos en santos, el Papa, la iglesia, ni siquiera en Su madre, María, para nuestra salvación. Como declaró el apóstol Pedro: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos de los Apóstoles 4:12).
 
JESUCRISTO DIJO que la fe en Él es la única clase de fe que nos puede salvar, esto es, que nos puede dar vida eterna. “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (S. Juan 3:36).
NO DIJO que sacrificios especiales, sacramentos o buenas obras sean necesarias para salvarnos. Como afirmó el apóstol Pablo: “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Romanos 4:5).
 
JESUCRISTO DIJO que vida eterna es la clase de vida que Él da. “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (S. Juan 5:24).
NO DIJO que fuera una vida temporal o condicional, que dependiera de nuestro comportamiento para no perderla. Al contrario, afirmó: “Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (S. Juan 10:28)
 
JESUCRISTO DIJO que las palabras de Dios son la única autoridad que debemos seguir. “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero” (S. Juan 12:48).
NO DIJO que las tradiciones o los mandamientos de los hombres fueran otra Palabra Suya, ni aprobó que los hombres enseñaran sus palabras como si fuesen las de Jesús. “Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres...invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido” (S. Marcos 7:7, 13).

Amigo lector, si realmente respetas a María y confias en lo que ella dijo, haz caso de su consejo acerca del Señor Jesucristo: “Haced todo lo que os dijere”
 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

  La Mujer Piadosa y Discreta

Proverbios 11:22 dice: “Como anillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa que carece de discreción” (BAS). La palabra "discreta" se define así: “tener o mostrar discernimiento o buen juicio en la conducta, y especialmente en el habla”. Algunos sinónimos son:  prudente, sensata, y modesta.    
     La mujer piadosa debe ser prudente y sensible en su manera de hablar. Hay casadas que no sólo influyen para mal a sus maridos (manipulándolos con comentarios en privado), sino que también arruinan iglesias porque no guardan sus lenguas. Alguien dijo: “Cuidado con la lengua –  es un lugar resbaladizo donde es fácil caerse”. Es un buen consejo para todos. La discreción nos lleva a pensar en lo que es o no es apropiado decir, y somete nuestra lengua al control del Espíritu Santo. La mujer discreta debe desechar todo chismorreo, incluso lo que se suele compartir “para orar”– una excusa favorita. Es mejor guardar silencio que pecar con los labios. El Salmo 141:3-4 debe ser una oración diaria: “Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios. No dejes que se incline mi corazón a cosa mala, a hacer obras impías con los que hacen iniquidad; y no coma yo de sus deleites”. Es mejor guardar los labios que pintarlos.
    La mujer discreta no domina la conversación; no es liviana, irreverente ni insana en su hablar. No es malo tener un sentido de humor, pero no es una payasa ni coqueta, ni se comporta de ninguna manera que llame la atención sobre ella misma, especialmente con los hombres. Las solteras deben tener especial cuidado de no usar la conversación para coquetear ni para llamar o mantener la atención de los solteros. El mundo enseña lo contrario, pero la mujer piadosa no es del mundo. Si ocurre algo gracioso o humorístico, la mujer discreta sabe reírse sin cacarear haciendo que todas las miradas se dirijan a ella. Sabe guardar silencio prudentemente cuando conviene, y no necesita divulgar siempre sus opiniones y sentimientos. No es una habladora compulsiva. Ella recuerda que Dios estima el espíritu manso y apacible. Si es discreta reconoce qué conducta es apropiada para ella.
    Si es verdaderamente una discípula del Señor, acepta la enseñanza de 1 Timoteo 2:9-10 para su propia vida:

“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”.

    Dios nos enseña también acerca de las “cosas externas”, como por ejemplo, la forma de vestir. Para la mujer que profesa piedad, no sirve cualquier cosa, ni se preocupa mucho por la moda. Claro que se preocupa por cosas como los peinados, la ropa, los adornos y el comportamiento, porque el Señor habla de todas estas cosas en Su Palabra. Dios informa que el cabello largo de una mujer es su gloria (1 Co. 11:15, gr. doxa). La mujer piadosa, por eso, rechaza los estilos modernos de pelo corto. El oro, las perlas, los vestidos costosos, y los peinados de moda no son para ella, pues sabe que todo esto viene del mundo que es enemigo de Dios, y no corresponde a una mujer que profesa piedad. Las joyas, el maquillaje, el tinte de pelo, y toda esta clase de adornos externos para aumentar la atracción física o visual en público, no son las preocupaciones de la mujer piadosa. Desafortunadamente la mundanalidad ha entrado en muchas congregaciones – es síntoma de los postreros tiempos. Oimos decir que todo esto es mera ocupación con lo externo, y suelen invocar la palabra: “legalismo”, pero es un error típico de la mente liberal. Parece que se les olvida que es Dios quien se tomó la molestia de dar esa clase de instrucciones en Su Palabra. El decoro, el pudor, la modestia y la sencillez en el porte y el vestir deben marcar la mujer que profesa ser creyente.
    La mujer discreta se da cuenta de ciertas cosas. Primero, reconoce que es inconsistente moral y espiritualmente que una mujer que profesa ser creyente se adorne con joyas, y con vestidos y peinados costosos y ostentosos, porque el Señor Jesucristo, siendo rico se hizo pobre (2 Co. 8:9). Segundo, ya que quiere ser modesta y discreta, no desea que los hombres se recreen mirándola y pensando en lo atractiva que es externamente. Aparte de la belleza natural dada por Dios, lo que el hombre espiritual aprecia es el carácter piadoso de la mujer, y su espiritualidad, que es lo que enfatiza el Señor. Tercero, ella quiere ser honesta consigo misma y con los demás – no quiere vivir de fachada. Por ejemplo, si su pelo no es  rubio, ¿por qué teñirlo y hacerse pasar por rubia? Si por la edad tiene canas, no se vuelve vanidosa intentando ocultarlas, pues la honra de los ancianos es sus canas (Pr. 20:29 BAS). ¿Por qué estar insatisfecha con el color que Dios ha elegido? Si no tiene los ojos azules, ¿por qué llevar lentes de contacto de color para cambiarlos? Si no tiene las pestañas largas, ni las uñas brillantes, ¿por qué pintarlas y hacer que parezcan algo que realmente no son? ¿No es esto ser falsa? Debería preguntarse si es allí donde quiere que los demás se fijen, y si quiere que la gente  piense que ella es alguien que realmente no es. La Biblia dice que la piedad acompañada de contentamiento es gran ganancia.
    La mujer discreta y sabia reconoce que la ropa modesta le conviene. No anda liada con la última moda. El mundo considera anticuado el vestido o falda, y promueve el uso de pantalones, como los hombres, y el estilo unisex. Pero la mujer piadosa se deja guiar por Dios, no por el mundo ni su propia carne. No teme ser diferente para agradar a Dios. En cuanto a las solteras creyentes, hermanas, la discreción no es sólo para las casadas. No hay licencia de usar el modo de vestir para exponer el cuerpo ni llamar la atención a vosotras mismas ni agradar el ojo de los chicos. Recordad que Dios dio la ropa a los seres humanos para cubrir el cuerpo. Pensad: ¿Qué clase de hombre queréis, carnal o espiritual? ¿Queréis hacer que los hombres, al veros, os codicien  más fácilmente? Esto no es el proceder de la mujer piadosa. ¿Les invitas a mirarte y pensar en tu cuerpo? Así es el propósito muchas veces de la mujer del mundo, pero eso no agrada al Señor. Por ejemplo, las faldas cortas que no cubre las rodillas cuando estás sentada, y cortes de blusas que exponen en lugar de cubrir,  son cosas que una mujer piadosa y discreta desea evitar. La discreción le ayuda a rehusar la ropa muy ajustada que acentúa el cuerpo, y los estilos llamativos, porque desea ser casta y modesta para agradar a Dios. Su intención no es que su cuerpo sea el punto de atracción. Su apariencia y comportamiento son importantes a Dios. Son parte de la piedad y le separan de las mujeres del mundo. Y si Dios le ha dado hijas, la mujer piadosa y discreta se esfuerza para enseñarles la sencillez, la modestia y la discreción en la ropa y en el comportamiento, y no es indulgente ni permisiva porque las cría para Dios, no para el mundo.
    El mundo enseña que hay que dejar a los jóvenes hacer lo que les parece. Bueno, así piensa y habla el mundo, y el príncipe del mundo: el diablo. Pero en la Biblia Dios nos enseña de otra manera. La discreción y la piedad son de gran valor ante Dios, y deben ser practicadas y enseñadas en el hogar y en la iglesia. “Cuando la sabiduría entrare en tu corazón...la discreción te guardará” (Pr. 2:110-12).   

Carlos Tomás Knott 
A DIOS LO EXTERNO 
TAMBIÉN LE IMPORTA:

Dt. 22:5   “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer, porque abominación es a Jehová tu Dios...”
  
Ro. 6:12-13    “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;  ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad...”

Ro. 12:1    “...que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios...”

1 Co. 6:19-20    “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo... glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo...”
1 Co. 7:34    “...La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu”

Fil. 1:20    “...será magnificado Cristo en mi cuerpo...”

1 Ti. 2:9-10    “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”.

1 P. 3:3    “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos”

Considera también:
    2 Reyes 9:30; Proverbios 7:10; Isaías 3:18-23;
    Jeremías 2:32-33, 4:30;  Ezequiel 23:40